Aluk Todolo – Occult Rock (2012)

por Xabier Cortés

Aluk TodoloDesde que un anónimo bluesman Robert Johnson firmara la venta de su alma ante El Malingo en un cruce de caminos a cambio del éxito y habilidades musicales que la vida le había negado —así reza la leyenda, quizás el hombre blanco de aquellos duros años treinta era incapaz de comprender que aquellas personas que él consideraba inferiores pudieran crear verdaderas muestras de desparpajo musical sin que El Diablo mediara, sin que ello fuera una muestra de herejía— la relación de la música del siglo XX con lo oculto ha tenido numerosas manifestaciones, llegando éstas a materializarse en un lugar común llamado occult rock; un círculo en el que entraron a formar parte gente como Black Widow —aunque aparentemente su interés por lo oculto sólo durara un álbum, Sacrifice—, Coven, Jacula allá por los primeros años setenta. Pentagramas además de más parafernalia ocultista, pentagramas, un discurso más o menos sólido cimentado en las artes oscuras y un sonido denso reforzado por un oscuro viaje lisérgico hacia vaya-usted-a-saber-dónde eran las herramientas con las que contaban esta subterránea ramificación del rock para expandir su oscuro mensaje. El paso de los años relegó a este movimiento a un plano olvidado hasta que poco a poco bandas como Electric Wizard, Cathedral —el propio Lee Dorrian gestiona con mano de hierro un sello en el que dar salida a todo aquello que lleve el occult rock a otro nivel— e incluso, y salvando las distancias, Ghost, aunque queda por certificar aún el nivel de implicación de estos últimos ghouls para con el occult rock.

Aluk Todolo defiende en este Occult Rock los preceptos que ese movimiento asentara hace casi medio siglo. Por supuesto no se trata de un simple ejercicio de inmersión desenfrenada en los archivos del género, lo que este combo francés se ha propuesto crear en este álbum no es si no una colección de mantras de casi noventa minutos de duración con el que sumergirnos en los cálidos brazos de lo oculto y lo misterioso, de lo prohibido y lo tabú. Desarrollos largos, dominados por drones densos e inquebrantables à la Sunn O))) en ocasiones cercanos al black metal, en otras al doom/stoner à la Electric Wizard, en ciertos momentos dejándose llevar por el ritmo motorik regalándonos algunos desarrollos krautrock que terminan por redondear este sólido conjunto de composiciones alrededor de los rituales magick y demás imaginario ocultista. La complejidad hipnótica de las ocho progresiones ocultistas que aquí nos presenta este trío francés, lejos de resultar monótonas y apagadas, consiguen atraparnos desde el frenesí desatado de la canción que abre el disco —simplemente denominada como I, todas las canciones han sido bautizadas con simples números romanos, a modo de una bastardizada y nueva colección de mandamientos— hasta la pesadez y agonía de VIII que se nos revela como el esfuerzo final para alcanzar ese despertar que llevamos persiguiendo, aún sin saberlo, desde el principio del disco.

Siempre resulta atractivo sumergirse en las peligrosas y tenebrosas aguas de Lo Oculto sobre todo si durante esta inmersión somos guiados por las canciones de Aluk Todolo con el fin de alcanzar mayores profundidades nunca antes visitadas por los simples mortales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: