Sabled Sun – Signals III (2013)

por Xabier Cortés

Sabled Sun-SignalsUna de las formas en la que el dark ambient encuentra espacio para desplegar todo su potencial buscando nuevos conceptos e inspiración es el Universo. Ese dark ambient de marcado carácter space cuyos cimientos se asientan en la ya sólida escuela de Brian Eno encuentra en el Universo una base conceptual infinita sobre la cual generar sonidos, atmósferas y ambientes únicos. Por supuesto, esta inmensidad conceptual le brinda al artista la posibilidad de generar una serie de momentos visuales inquietantes o cálidos pero fuera del alcance de la comprensión humana y cuyos límites aún están muy lejos de visualizarse en el horizonte. Simon Heath, que desarrolla su visión del dark ambient tanto Atrium Carceri como Sabled Sun —además de ser la cabeza pensante tras el imprescindible sello Cryo Chamber— continúa desarrollando esa vertiente espacial-apocalíptica que comenzara en Sabled Sun con este nuevo Signals III.

Sabled Sun, tanto en sus álbumes 2145 y 2146 como en estos complementos que los acompañan denominados Signals —de momento contamos con tres de ellos aunque parece que esa exploración sonora no ha concluido y que contaremos con una cuarta entrega— forman parte de un ambicioso espacio sonoro creado por Simon Heath; todo aquí está relacionado y abarca un amplio espectro dentro de esas atmósferas inspiradas en un futuro incierto, el apocalipsis y lejanas comunicaciones llegadas del Universo. Si bien esa relación de los Signals con los dos primeros álbumes de Sabled Sun es sólida, esta tercera entrega encuentra muchos más puntos en común con 2146 que con el trabajo que inauguraba este proyecto paralelo de Heath. Predominan los sonidos espaciales intensos en forma de precisos drones que son los que dominan la primera parte de la única canción que completa el álbum, soportados éstos en su segunda mitad por ciertos guiños a la vertiente más contundente y áspera que encontrábamos en 2146 e incluso en el proyecto principal del bueno de Simon, Atrium Carceri. Nos daremos de bruces en este Signals III con ambientes interrumpidos por unas oxidadas estructuras construidas por los humanos que habitaron esos parajes, una muestra de un pasado esplendoroso y brillante que no sobrevivió a ese evento catastrófico que precipitara los acontecimientos narrados en 2145. Se convierte así el héroe —la figura utilizada aquí para desarrollar todo el concepto detrás de Sabled Sun y gracias a la cual somos somos capaces de ver y sentir cada una de las capas que componen la obra— en una suerte de Dios que navega admirando su creación —creación que ya ha pasado por un proceso de destrucción— y observa la regeneración de ese Cosmos.

Son muchas las ideas, conceptos, sensaciones que nos invaden al sumergirnos completamente en la obra de Sabled Sun. Un sonido complejo, vibrante y denso sin caer en una repetición que pudiera debilitar la sólida estructura sobre la que se sostiene tanto este trabajo como en todos sus anteriores lanzamientos bajo este moniker espacial. Resulta imposible no implicarse al ciento por ciento en Signals III ya que todo fluye de manera natural, en ningún momento encontramos fisuras, incoherencias ni errores en esta particular visión de Simon Heath.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: