Om – Advaitic Songs (2012)

por Xabier Cortés

omQuizás sea ya tiempo de reivindicar que dentro de la música —o alrededor de ella— debe seguir apareciendo una de sus facetas primigenias; su carácter ritualístico. En esta casa hemos reclamado, y siempre reclamaremos, lo indispensable del carácter visual de la música para poder tener el derecho a denominarse como tal pero tampoco hay que dejar de lado la arcana condición litúrgica de la música: originalmente, y yéndonos a las raíces propias de la música, no ya como un ente lúdico sino como un todo desarrollado para rendir pleitesía a alguna suerte de deidad. Podríamos afirmar, yo desde luego así lo hago, que el stoner —ese stoner pesado, lisérgico y brumoso— contiene mucho de esa espiritualidad por aquello de evocar entidades más elevadas que las mortales, aunque sea canalizándolas a través de sustancias de dudosa procedencia y composición. Om, proyecto surgido cuando la base rítmica de Sleep decidió dar rienda suelta a esas inquietudes cimentadas en la espiritualidad de oriente tras la interrupción de la actividad de su proyecto madre , así lo ha querido plasmar en su Advaitic Songs.

Lo que Om construye en este Advaitic Songs resuena como una colección de composiciones que se nos desvela como el sonido ritual de algún oscuro y ancestral culto ya olvidado. Reverberaciones místicas materializadas en los desgarros lentos de un exquisito chelo que soporta de alguna manera la mínima pero compleja estructura que sostiene todo este álbum. Minimalismo convertido en un inmenso e inabarcable Leviathan que todo lo devora a su paso, no deja de ser curioso —y esto nos da una pista de la enorme capacidad artística de este dúo, ahora trío— del volumen y la capacidad de expansión que tiene el sonido Om con el atronador crujido del Rickenbacker de Al Cisneros resonando, vibrante, por toda la estancia hasta el éxtasis mientras los certeros golpes de Emil Amos tras las baquetas terminan de redondear ese gigantesco sonido que ya se ha convertido en propio. Reminiscencias orientales se esconden tímidas a lo largo de los casi cuarenta y cinco minutos del álbum para explotar en el momento preciso en el que esta vorágine espiritual-ancestral-mística toma posesión de nosotros. Om se permite desarrollar sus canciones con calma, en cierta forma ese tempo lánguido que nos acompaña en Advaitic Songs no hace sino reforzar el carácter emocional concreto que levantan aquí, dándonos el tiempo suficiente para asimilar los preceptos elevados que se dan cita y que son expuestos ante nuestros mortales ojos.

En este último trabajo continúan en esa pesada senda stoner, de alguna forma sutil y gracias a ciertos guiños concretos en el bajo crepitante en State Of Non-Return, por ejemplo. Y se atreven con valentía y exquisita ejecución, a elevar el sonido hacia un nuevo universo avantgarde-místico. De lo terrenal a lo místico, Advaitic Songs de Om es una obra cuyo referente conceptual se sitúa en ese terreno etéreo de lo espiritual pero siempre desde la perspectiva pesada y densa de un stoner con mucho de drone y mucho más de experimental y avanzado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: