Hecq – Horror Vacui (2013)

por Álvaro Mortem

Hecq - Horror Vacui (2013)La música es abstracción. Partiendo de esta premisa, que muchos sentenciarán obviedad, podríamos añadir una cantidad ingente de matices a partir de los cuales ir puliéndola desde lo práctico hacia lo teórico: la inclusión de letras, separación en géneros prefijados y el uso de instrumentos o melodías comunes la hacen más concreta; la inclusión de elementos extraños, la separación de la ortodoxia y el uso de convenciones experimentales o de hibridación con otras formas artísticas la hacen más abstracta. Por eso los límites de la música y su recepción, como interactuamos con ella, cambia de forma radical según si el músico busca conectar de forma inmediata con el público, buscando concreción, o busca algo más musical per sé, buscando abstracción.

Si bien es cierto que en Horror Vacui encontramos una cierta cantidad de lugares comunes, desde aquellos propios de Hecq —el glitch, los ritmos colindantes con el jungle, una cierta querencia adquirida por el ambient; incluso, en el propio título, uno muy marcado: el horror vacui— hasta otros que le aproximan hacia ciertas corrientes particulares de la electrónica —un marcado tono IDM que recuerda formas à la Aphex Twin, especialmente—, el conjunto destaca por ser una exploración profunda de los motivos que hasta ahora Hecq sólo había ido explorando de forma más tímida con anterioridad. He ahí que haya una continuidad bastante obvia con respecto de Avenger, su anterior trabajo, pero también hay una cierta ruptura en ese encaminarse de forma más notoria hacia unos ritmos más comedidos, sin terminar de abandonar nunca su exploración de los ámbitos más extremos de la electrónica.

Aunque lo ambiental ha sido subyugado en favor de una integración más coherente con respecto de lo puramente glitch, en búsqueda de un conjunto IDM que no por más ortodoxo peor, la sensación global que transmite el trabajo es de tránsito hacia un estado de madurez musical. Renuncia a los cambios bruscos de estilo para confrontar una fusión plena entre los diferentes estilos que trabaja. En ese sentido, Hecq consigue aquí un sonido personal mucho mejor definido que en anteriores ocasiones por su capacidad para evocar con una sencillez asombrosa complejas estructuras matemáticas con un inconfundible toque glitch, rayano lo ruidista, sin abandonar un gusto exquisito por las estructuras amables del ambient. Por eso Horror Vacui, que en lo lleno de sus composiciones hace honor a su título, es un disco que merece ser escuchado con cierto reposo, paladeándolo con placer en escuchas consecutivas: puede engañar lo concreto que parece, pero si se profundiza se puede encontrar el cálculo perfecto de abstracción que tras de sí oculta.

Anuncios
Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: