Amok – Atoms for Peace (2013)

por Álvaro Mortem

Amok - Atoms for Peace (2013)Cuando se es alguien con cierta trayectoria, es fácil que el oyente medio, vago por definición, decida que hagamos lo que hagamos estamos haciendo siempre lo mismo. Por eso, cualquier intento de ir más allá de las fórmulas comunes establecidas, suele repercutir en la errónea idea de que un músico sólo puede circunscribirse dentro de un cierto estilo particular del cual le es imposible salir; si una vez hizo algo, para él es imposible salir de ese algo. O debería serlo. Por eso las variaciones que implican explorar nuevos caminos de una forma sutil, experimentando por caminos circundantes pero no el mismo usado hasta ahora, explorando el contexto y no la ruta, suelen ser malinterpretados por los malos aspirantes a reseñistas de prensa musical.

En el caso de Amok, le ha precedido las inferencias que muchos han hecho al respecto de los trabajos anteriores de Thom Yorke. Desde las pretensiones de reducirlo hacia un nuevo intento de Radiohead —como si una característica notoria de éstos no hubiera sido, precisamente, el polimorfismo— o la continuación de su labor en solitario, se ha obviado de forma sistemática lo que hay de singular en él: un abrazo desde la electrónica hacia el indie rock. ¿Por qué singular? Porque sus movimientos hasta ahora eran la inclusión de la electrónica como un momento del indie rock, no como la base para crear una nueva forma del mismo; el conjunto se vuelve más matemático, con una cantidad apreciable de injerencias electrónicas, produciendo un conjunto que permite dar empaque a la sugerente voz de Yorke.

Negar que Atoms for Peace tiene más de experimento que pretende llegar hasta el pop dando un rodeo que de auténtico experimento fundacional de algo, sería tan absurdo como innecesario: Amok no buscan crear algo nuevo: les interesa encontrar un nuevo camino en ese basto bosque musical que comenzó a erigir Yorke con Radiohead. Por eso es posible encontrar paralelismos y formas comunes con sus trabajos anteriores, pero en ningún caso es reductible a ellos. Aquí vemos desatada la vena más electrónica del de Oxford, con muchas concesiones a un IDM derivado del Aphex Twin más pacífico, es el punto de partida desde el cual consigue articular un sencillo ejercicio de síntesis donde el indie rock se transforma en otra cosa. Quizás no algo diferente del indie rock en lo esencial, pero sí en la forma de llegar hasta ello. Amok quizás no parezcan un acontecimiento al nivel que lo fue Radiohead, pero desestimarlos por no serlo sería imbécil: han encontrado una nueva forma de hacer indie rock sin hacer indie rock, lo cual ya es mucho más interesante de lo que siguen haciendo la inmensa mayoría de grupos de su quinta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: