Osanna – Preludio Tema Variazioni Canzona (1972)

por Álvaro Mortem

1Es injusto como olvidamos los puntales menos visibles de aquellas zonas peor colonizadas por la inteligencia oficial. Podemos defender hasta el último grupo de black metal o conocer los más significativos músicos de Japón, pero si hablamos del rock progresivo o de Italia hablaríamos en otros términos: no hay una concepción de fanatismo tras esas zonas, geográficas o musicales, capaz de crear un culto tal capaz de rescatar sus desencuentros epigonales más sobresalientes. No importa su genialidad, quedará sepultada en el olvido si no tienen la fortuna de caer en una etiología que, en el futuro, caiga en gracia para generar culto a su alrededor; y si bien el krautrock tuvo esa fortuna, su próximo hermano, el rock progresivo, no tuvo esa fortuna.

Osanna fueron un grupo de rock progresivo italiano que pasaron con más pena que gloria por la escena musical de la época; a pesar de una cierta fama en Nápoles, su lugar natal, no tuvieron un éxito más allá de sus fronteras. O no lo hubieran tenido sin Preludio Tema Variazioni Canzona, el disco que sirvió de BSO para el más grande de los poliziesco: Milano Calibro 9. Una joya que nos queda para el presente sólo engarzada en otra joya. Eso no significa en absoluto que el disco sea una composición pensada exclusivamente para el disfrute en el contexto de la opera magna de Fernando Di Leo. En Preludio Tema Variazioni Canzona nos encontramos con un disco rico en variaciones, con composiciones complejas que introducen un cierto nivel de ruidismo que emparentaría cercano con el jazz —remitiéndosenos así como posible influencia de los Secret Chiefs 3—, que va oscilando entre los desarrollos más próximos al rock avant la lettre y un gusto exquisito para las progresiones melódicas, siempre tendentes hacia el punto más desconcertante posible de las mismas.

Desconcertante, no así extraño. Las búsquedas que practican con fruición Osanna son siempre hacia ese punto cero de la experiencia musical donde se contiene un germen artístico, que no pierde la esencia del rock: la diversión en estado puro. Por eso detrás de la profunda extrañeza que puede existir en sus composiciones a priori, hay una solidez tal que hace absurdo pretender que hay algo de inaccesible en las mismas; la facilidad con la que uno puede sumergirse en ellas, descubriéndose volviendo de forma constante hacia éstas, disfrutando en como van construyendo diferentes variaciones de una composición nuclear básica, deniega cualquier compromiso con el prejuicio que pudiéramos sostener al respecto de su dificultad. Su ejecución es difícil, no así su escucha. Por eso, por su lindar con las formas más accesibles del <em<rock sin abonar los pastos de la simpleza, no se entiende su escaso éxito. Por eso, también, se hace imprescindible reivindicar su labor: Preludio Tema Variazioni Canzona es un disco visionario, que sigue siendo plenamente vigente aún hoy: seguir ignorando a Osanna es un delito que no podemos permitirnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: