Atrium Carceri – The Untold (2013)

por Xabier Cortés

Atrium Carceri_the untoldAdentrarse en la muy particular idiosincrasia del dark ambient es desde luego una tarea compleja. Compleja por la ingente cantidad de derivaciones y ramificaciones que existen; complicada también por ser requerir un intenso ejercicio de asimilación para comprenderlo: necesitamos tiempo para ser capaces de entender e identificarnos con los diferentes drones, ruidos, ambientes y universos que gente como Lustmord, Nordvargr y Atrium Carceri han creado. La magia, la esencia del dark ambient reside en ser capaz de hecernos sumergir en brumosos espacios para encontrarnos cara a cara con un reflejo, una sombra, un ente que nos guíe a través de unos paisajes tétricos perfectamente definidos. The Untold, el último capítulo hasta la fecha de Atrium Carceri es la quintaesencia del dark ambient del siglo XXI.

Como marionetista en esta épica historia, Simon Heath, continúa desarrollando y construyendo ese mundo oscuro, tétrico y demencial que comenzara allá por el año 2003 con Cellblock. Este The Untold se presenta ante nosotros como un nuevo hito dentro de esta relato, sentimos haber alcanzado una nueva revelación, posiblemente un punto de inflexión en lo que será a partir de ahora el devenir de la obra de Atrium Carceri. Todas las canciones, doce en esta ocasión, nos conducen hacia un final, una última misión; en un mundo paralelo simétrico al nuestro, El Creador, aplica con implacable fiereza su ley y un pequeño grupo de exploradores decide embarcarse en un descenso a Lo Profundo. En este juego entre universos paralelos y realidades alternativas percibimos algo extraño, la historia abruma con su familiaridad, los desvíos de ésta y sus detalles no se nos hacen desconocidos. Entonces llega el golpe de gracia: la historia que se nos está narrando no está basada en un personaje lejano y abstracto, somos nosotros. Nos vemos envueltos en una viscosa amalgama de sonidos abrasivos, de drones ásperos de precisión quirúrgica, voces irreconocibles pero aterradoras —quizás por el carácter desconocido de su naturaleza y origen, quizás porque en realidad sí somos capaces de comprender lo que manifiestan aunque no queramos reconocerlo— golpeos rítmicos y periódicos e interludios a cargo de un sencillo piano rompen, de alguna forma, el nebuloso espacio creado por Heath y contribuyen a encontrar alguna especie de punto al que aferrarnos para no perder la cordura entre una intensa y profunda amalgama ambiental desquiciada y desquiciante. The Untold debe ser entendido y asimilado como una revelación, de otra manera nos estaremos perdiendo buena parte —puede que toda— de su esencia.

Redefinir los límites del dark ambient, exprimirlos hasta ser capaz de amasar, romper, manipular, retorcer y jugar con cada uno de los elementos sonoros que se dan cita en este The Untold —y en toda la obra artística de Simon Heath, no sólo al frente de Atrium Carceri sino también a bordo de Sabled Sun— es uno de los secretos de este sueco, el quid de por qué actualmente Simon Heath es, o debería de ser, considerado como un artista a la vanguardia de los sonidos y las construcciones musicales ambientales de corte profundo, oscuro y orgánico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: