Ayreon – The Theory Of Everything (2013)

por Xabier Cortés

Ayreon_2¿Sigue el siglo XXI esperando y aceptando obras del género opera metal —heredero como no de las opera rock que nos brindaron hace más de treinta años bandas como The Who, Genesis, Frank Zappa o Pink Floyd, entre otros—? ¿Seremos capaces de recuperar  esa imprescindible capacidad para sorprendernos ante el majestuoso espectáculo musical que supone apreciar una obra del tamaño de una ópera de corte metálico? Voy más allá, ¿de verdad el público metálico será capaz de dejar de lado esa irritante competición por demostrar quién es más duro para abrazar la inocencia y dejarse llevar por los complejos y luminosos senderos de un musical con sentido carácter metálico? No son pocos los interrogantes que nos surgen a la hora de enfrentarnos a una obra compleja como esta que hoy nos ocupa. Por supuesto, cuando enumeramos artistas capaces de crear auténticos musicales —en el sentido más teatral y épico del término— dentro del género metálico enseguida hay un nombre que viene a nuestra cabeza y que destaca por encima del resto: Arjen Anthony Lucassen.

Tanto con Ayreon como con Star One —su proyecto espacial o, mejor dicho, más espacial que Ayreon— como con sus otros proyectos y colaboraciones, este compositor holandés siempre ha sido uno de los grandes defensores de las obras conceptuales y de los musicales —porque, no nos engañemos, una ópera rock es eso mismo, un musical pero sin toda la parafernalia propia de una obra de teatro—. Si bien, en el anterior 01011001 daba por concluida la historia de esa extraña raza de seres acuáticos que habitaban el planeta Y, que se convertirían, gracias a una caprichosa colección de casualidades, en el germen del ser humano aquí en la Tierra y que había servido de hilo conductor para el concepto sobre el que giraba buena parte de las obras de Ayreon, en este The Theory Of Everything abre una nueva historia igual o más ambiciosa que la anterior: se enmarca en el mundo “real” y nos presenta una línea difusa entre la genialidad y la locura intentando explicar las acciones, sus consecuencias, los deseos, la pasión que los personajes que forman parte de esta obra acometen a lo largo de la misma. Casi nada. Ambicioso no sólo en el contenido, también en la forma. Este nuevo trabajo del genio loco holandés es sin duda en la que se mueve por estilos muy diferentes, aunque siempre manteniendo en el horizonte ese hilo conductor metálico: rock progresivo, metal, hard rock, country, folk, guiños a la electrónica que seguro harán fruncir el ceño a más de un metalhead y concesiones a alguna que otra melodía pop. Obra que se divide en cuatro grandes bloques, llamados aquí fases,  y que en total cuenta con 42 cortes —efectivamente, a alguien le ha gustado mucho la Guía del Autoestopista Galáctico— en la que se nos van desgranando conceptos científicos  complejos acompañados por el inmenso plantel que colabora esta vez con Arjen: desde Jordan Rudess, Steve Hackett, Rick Wakeman y muchas más entre los que andan gente de Nightwish y Lacuna Coil.

Ambicioso y sorprendente una vez más, como bien nos tiene acostumbrados el bueno de Arjen. Rodeado de un plantel inmenso, en el que personalmente echo de menos a Russell Allen de Symphony X —que ya colaborara con él en Star One— para terminar de redondearlo, esta nueva obra de Ayreon abre una nueva etapa y seguro que nos seguirá trayendo grandes momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: