The Lucid Dream – Songs of Lies and Deceit (2013)

por Xabier Cortés

The Lucid DreamNo se puede o, por lo menos, no se debe concebir una obra musical sin tener en cuenta el carácter visual de la misma —algo de lo que aquí, en esta santa casa, somos acérrimos defensores y fervientes devotos—. Generar a través de los sonidos esos espacios en los que autor y oyente se enfrentan cara a cara de manera que el mensaje original del primero llegue en las mejores condiciones posibles al segundo. Existe otro detalle que no debería ser tomado a la ligera a la hora de crear un algo musical: dejar de lado complejos que encarcelan la mente y la creatividad para dar rienda suelta a todos y cada uno de los caprichos del artista en pos de crear su obra definitiva, porque sí, para un artista su último trabajo debe ser el más completo de los anteriores ya que de no ser así esa evolución constante se perdería en vete tú a saber dónde.

Songs of Lies and Deceit, primer larga duración tras dos espectaculares y más que agotados siete pulgadas, de The Lucid Dream podríamos enmarcarlo dentro del espectro psych-rock tan en boga ahora y que parece revivir —aunque en realidad nunca se marchó del todo— el espíritu de experimentación de los sesenta y setenta. Ocurre que si nos limitáramos a acotar este trabajo limitándonos sólo al ámbito de la psicodelia estaríamos dejando de lado buena parte de su idiosincrasia y un buen puñado de referencias: aquí nos encontramos con un alboroto repleto de reverb y ecos espaciales á la Spacemen 3 gracia a esos impresionantes muros guitarrísticos, melodías vocales con evidentes trazas del quinteto de Liverpool más famoso e incluso seremos capaces de identificar guitarrazos que se metamorfosean en drones al más puro estilo Earth amén de los imprescindibles escarceos con alguna que otra melodía de corte oriental, cierto guiño al kraut rock más auténtico en alguna secuencia motorik escondida por ahí y algún que otro guiño a The Mission. Casi nada. Es en este punto precisamente  donde se manifiesta una de las claves de The Lucid Dream: entienden la composición musical como entendiendo la composición musical como la creación de capas y capas de sonidos, voces, percusión, ruidos, ritmos y melodías sin prejuicios y con total libertad para que una vez superpuestas todas estas capas y matices, se genere a nuestro alrededor una especie de micromundo psicotrópico —psicotrópico por la espectacularidad del nivel al que exprimen sus guitarras y pedaleras— en el que nos sumergimos  de lleno en este Songs of Lies and Deceit.

Un impresionante disco debut, a su manera, de este cuarteto británico que nos envuelve en las nueva canciones que completan este álbum en una burbuja entre la psicodelia, el space rock, algo de pop e incluso la intensidad de oscuros drones para trasladarnos a lejanos universos en los que perderemos el control en favor de unas melodías hipnóticas dominadas por el espíritu y la esencia psych añeja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: