Nino Bravo – En Libertad (2013)

por Álvaro Mortem

Nino Bravo - En Libertad  (2013)Aunque el pop español siempre ha tenido un cierto deje personal, tampoco sería injusto afirmar que carecía de una auténtica personalidad vertebradora. Siempre fue una imitación de la chansón, o del pop inglés. Si existieron alguna vez excepciones, que las hubo, éstas siempre oscilaron más hacia el campo de la rumba que hacia la de un auténtico pop nacional, un pop de sensibilidad española. ¿Significa eso que no tenga interés más allá de ser imitación de aquello ejercido en pastos más verdes? En absoluto porque, como en toda norma, las excepciones siempre son más interesantes que el árido conjunto de su norma.

Si existió un cantante pop de la piel de toro con auténtica personalidad ese fue Nino Bravo. Como un accidente nos lo arrebató antes de ver hasta donde podría haber llegado, lo único que nos quedan son sus nada tímidos éxitos: tenemos toda una panoplia de hits, prácticamente la totalidad de su discografía, como legado de oro de un cantante único. Porque, a diferencia de la mayoría de músicos, no tiene canción menor. ¿Por qué entonces sacar éste En Libertad, un disco de grabaciones originales producidas por Guille Milkyway? Para darle una vuelta de tuerca a su música, imaginar como podría haber sido un Nino Bravo que hubiera llegado a conocer la eclosión de la música popular. Aunque faltan algunos de sus clásicos más populares, aquellos que no podrían ni tocarse bajo pena de defenestración, sí encontramos una coherencia estilística absoluta: los arreglos son de orden más orquestal, próximos a una sensibilidad clásica, que, como tan de moda está, electrónicos.

Asumir lo anacrónico como vía para modernizar un artista clásico no es sólo una vía arriesgada, sino también acertada. Al reforzar el conjunto con orquestas de estilo familiar, con retoques mínimos basados en la barroquización del conjunto —en ocasiones, adentrándose a pecho descubierto en el terreno del baroque pop—, consigue articular un discurso que aun de reminiscencias europeas, Esa será mi casa tiene arreglos que recuerdan al rock progresivo de Osanna o Goblin pero también formas à la Ennio Morricone, y japonesas, Quién eres tú con evidentes dejes shibuya-kei en coros y arreglos, consigue sonar más español que nunca: Tú cambiarás o Cartas amarillas podrían ser odas de un pop español que bebe de todas las fuentes musicales que ha dado el país —en el caso de ésta segunda, por una guitarra que podría haber heredado de Paco de Lucía— sin prejuicios, sin excepciones.

¿Por qué es singular En Libertad? Porque es un ejercicio de estilo que consigue articular algo así como una edad dorada del pop español que nunca existió, que quizás se truncó de forma prematura con la muerte de Nino Bravo. Muerte funesta que, según tal lectura, nos arrojó en una época oscura de la cual parece que aún tardaremos años en escapar para hacer algo personal, algo español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: