Terminal Sound System – A Sun Spinning Backwards (2013)

por Xabier Cortés

Terminal Sound SystemAl hablar de artistas cuyo sonido acotamos dentro de las vertientes oscuras de la música se tiende a dejar de lado, cegados por los delirios tenebrosos que nos brinda en una primera escucha, un concepto sin el que, seguramente, la obra no llegaría a sentirse completa, quedando su mensaje y objetivo final inacabado: La Tensión. La tensión sonora como hilo conductor de una composición, de una obra compleja y coherente. Una melodía, un drone, una delirio ambiental, un muro sonoro casi imperceptible pero imprescindible, una simple línea de bajo, un inocente pasaje al piano, son estos detalles y no otros los que confieren a una obra ese principio urgente, vital y necesario para verse convertido en un complejo entramado musical. Terminal Sound System es consciente de la importancia que esta máxima tienen en la música y en el imaginario de la escena oscura y la hace suya para crear todo un tormento  de sensaciones en su A Sun Spinning Backwards.

Saber jugar con la tensión, saber moldearla y convertirla en un elemento clave dentro de toda esa complicada maraña de instrumentos que conforman una obra sonora, Terminal Sound System es consciente de la dimensión de sus composiciones y de la importancia de mantener un nivel de tensión constante —constante alto, en realidad, con momentos en los que, directamente, se roza los límites de lo soportable, para bien— para que su obra alcance su objetivo final: servir de telón musical protoapocalíptico. Las diez piezas que componen esta oda al Fin de las Cosas —con algún que otro guiño a la esperanza, porque de todo tiene que haber— consiguen atraparnos cada una haciendo uso de elementos diferentes; así pues encontramos un in crescendo delicioso en Oceans que junto con una repetitiva —para bien— e insistente melodía nos llevará en volandas y nos preparará para todo aquello que se nos viene encima. Este álbum, que se presenta ante nosotros como un leviathan de poderoso título, contiene en su haber innumerables referencias siempre con una idea en la cabeza: generar una serie de visuales a través del sonido —cumpliendo así uno de los más importantes objetivos de una obra sonora— en los que la tensión nos acompañe a lo largo de innumerables giros dramáticos, delicadeza post rock, brumoso doom, tenebrosas atmósferas y ecléctica electrónica de vanguardia. Todo ello desde la coherencia y la excelencia técnica necesaria para emprender un viaje a nuestro particular Universo.

Tenso y dramático en su desarrollo, nos obligará a estar sentados en el mismo borde del asiento mientras los minutos de este A Sun Spinning Backwards se van consumiendo. Nos obligará también —como debe de ser en toda obra de arte que quiera denominarse como tal— a prestar atención a los muchos detalles y elementos que componen cada una de las diez canciones de este viaje espacial para no perdernos en una maraña de nebulosas y sabernos capaces de encontrar todos y cada uno de los secretos que se esconden en este extraño, oscuro, vital—a su manera—primitivo y misterioso universo. En nuestra mano quedará acercarnos a él o seguir acomodados en nuestra zona de confort.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: