Yes – Fragile (1971)

por Álvaro Mortem

Yes - Fragile (1971)Es fácil olvidar por qué son clásicos los clásicos cuando sus herederos dan frutos amargos allá donde dieron jugosos frutos de novedad. Tan fácil como injusto. Por eso es comprensible, aunque triste, que un género tan prolijo durante los 70’s como fue el rock progresivo, coup d’État para varias generaciones, se haya convertido en nido de aburridas masturbaciones musicales que poco o nada tienen que ver con el auténtico origen del género, lejos de las vacuas demostraciones tecnicistas de sus nietos. En los 70’s, el rock progresivo era otra cosa; demostraron que también podía ser rico en matices el género, no que si hoy viviera Beethoven sería músico de rock.

Hablar de Fragile es hablar de uno de los trabajos clásicos de Yes y, por extensión, del rock progresivo. Lo que sorprende desde el minuto uno, minuto marcado por la epatante genialidad de Roundabout, es lo poco o nada que se comunica con la concepción moderna del género: no hay aquí solos absurdos alargados hasta el infinito ni imposturas técnicas basada en una complejidad desconectada de toda lógica. No. Au contraire, aunque hay una técnica de aplastante dificultad, toda su lógica se circunscribe en conseguir la mejor melodía posible. Melodía que consiguen. Quien espere encontrar fugas imposibles o baterías redimiéndose hasta lo inadmisible en ocho minutos de catarsis masturbatoria, sentirá una profunda decepción; quienes busquen un rock fresco, vitalista, con un marcado aire british, capaz de romper toda lógica estructural sobre lo que debe ser el rock, encontrarán un trabajo que, cuarenta y tres años mediante, sigue sonando tan vanguardista como el primer día. Si es que no más.

Sólo cogiendo la estructura vocal del primer tema, cuyo coro tiene un compás diferente de la voz principal, y ésta a su vez cambia también en el tramo final, podemos comprobar cómo se define esta gloriosa progresión sonora: su complejidad está trufada de pequeños detalles que la hacen accesible para cualquiera. Incluso cuando se salen de la normalidad. Nada es lo que parece: ¿interludios instrumentales que son canciones aparte? Check, ¿guitarras acústicas en loop que aportan base para guitarras eléctricas? Ahí lo tienes, ¿sintetizadores como base dominante por encima de las guitarras? Deal with it, purista. Su magnificiencia es estar libre de todo prejuicio. Todas sus ideas acaban en buen puerto, sin serio traspiés, incluso cuando quebrantan todas las leyes lógicas del género; la complejidad es la nueva sencillez, o en el ’71 entendieron mejor que nosotros qué es el rock.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: