吉田拓郎 – 午後の天気 (2012)

por Álvaro Mortem

吉田拓郎 - 午後の天気 (2012)

Quizás el mayor problema de hablar de música pop, de música no sólo popular sino definida por un estilo en particular amable aunque no por necesidad blando, es que entendemos por tal semejante cantidad de cosas dispares que en realidad no significa nada. Decir que un cierto grupo o músico hace pop es tan poco significativo como decir que es occidental u oriental. Sirve como guía general, no así como categoría real. ¿De qué hablamos cuando hablamos de pop? Por lo general, de tan cargado de significaciones posibles, no hablamos de nada. Podríamos hablar lo mismo de *inserteaquíunapalabra*, que tendría el mismo sentido práctico como categoría dada: ninguno.

Hablar de Takuro Yoshida es hablar de una tradición desconocida fuera de Japón, o casi desconocida, en tanto su influencia nipona es tan profunda como la ignorancia que tenemos sobre él fuera de sus fronteras. Con una mezcla entre el folk y el pop, permitiéndose devaneos hacia el rock, se ganó el corazón de millones de japoneses disco tras disco con canciones próximas al concepto de balada salvo por su arrojo próximo hacia cierta concepción más punk de la música, quizás como un Beck antes de la existencia del mismo. Una rareza, en cualquier caso. Eso no excluye que aquí no encontremos esa rabia punk, balbuceante, que podemos encontrar en algunos de los singles conocidos internacionalmente, sino más bien un tono dulcificado que en ocasiones hace aproximaciones elegantes a las formas clásicas del rock o el jazz que, si bien muy diluidas, dan al conjunto un incontestable tono romántico más reforzado. Es dulce, pero no empalaga.

Aunque 午後の天気 (El tiempo en la tarde) puede resultar a priori una rareza para los occidentales —no tanto por japonés, que también, por como mezcla diferentes formas que parecen incompatibles entre sí—, no hace falta más de un par de escuchas para comprobar que su raíz es puramente occidental. Al cantar en japonés digerir su música requiere otros ritmos, como otros ritmos impone, pero eso le da un cierto encanto particular al hacerlo una rareza con la cual lidiar por gusto. ¿Cómo podríamos definirlo? No por j-pop, tampoco por pop, sino por un disco donde las baladas brindan por su propio placer en una fuga constante de cualquier expectativa más allá de una básica, esencial, que supone el hecho de ser todas canciones de Takuro Yoshida. Esa es su única verdad constante. Todas son hijas de su padre, padre al cual se parecen mucho, incluso cuando el parecido entre ellas nunca es, por necesidad, flagrante. Eso es el pop: alquimia de hacer fácil cosas que nacen de algo profundamente personal. Signifique lo que signifique eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: