Fragile & Har Belex – Time Does Not Forgive (2014)

por Xabier Cortés

Fragile_Har BelexSe habla del carácter cíclico de la historia y de la importancia que esta particularidad tiene en el devenir del ser humano: nuestra capacidad para recordar errores y aciertos del pasado con el objetivo de no repetirlos en el caso de los primeros. Esos errores del pasado que condenan a la Humanidad a volver sobre sus pasos para luchar por su supervivencia en lugar de encaminarse en construir un futuro mejor. Consideremos también el Tiempo, ese implacable juez que no hará sino restregarnos nuestros imperdonables pecados con el único fin de minar todo aquello que somos y en lo que nos hemos convertido. No hay escapatoria y así nos lo hacen ver Fragile y Har Belex, dos nuevos proyectos que nacen bajo la protección de Caustic Records y que nos invitan a reflexionar sobre la deriva de occidente, su destrucción, sus causas y sus consecuencias en Time Does Not Forgive.

Que uno de los pilares del neofolk es la denuncia de la decadencia la sociedad occidental es algo que hemos defendido en esta santa casa en numerosas ocasiones y ésta no va a ser una excepción. Retratar la podredumbre de una sociedad sumergida en un ruido constante e innecesario, una masa social que nota su lomo acariciado por las hipnóticas garras del mass media y que le impiden ver la realidad, su realidad. Con la sencillez que caracteriza al neofolk y que es a su vez uno de sus grandes valores, tanto Fragile como Har Belex desarrollan sus composiciones —tres cada uno— de una forma soberbia: no es casualidad que el split comience con una majestuosa y lúgubre canción en la que se nos presenta el punto de partida sobre el que se construye esta oda a la decadencia: el 11 de septiembre de 2001. Fragilemoniker tras el que se esconden Sathorys Elenorth y Lady Nott, convertidos ya en una institución en lo que se refiere a música oscura— trata con delicadeza las tres composiciones que aporta a este compartido. Parte de una base sólida asentada en el neofolk de corte más etéreo para construir una suerte de evolución de todo lo que engloba el neofolk como género —algo que ya hicieran, a su manera, Tenhi— pero siempre con la mirada puesta en el silencio, en el invierno, en la soledad.

El acercamiento sonoro que Har Balax, con Manix S. de Pail —y del que ya pudimos escuchar algún que otro devaneo con el neofolk con esa maravillosa pieza que cerraba el excelso recopilatorio My Dear Freaks editado hace algunos años— y Salva Maine de Cultur Kultür —otros dos valedores imprescindibles dentro de la causa oscura estatal— hacen en las tres canciones que aportan al álbum una defensa de la tradición más pura de los preceptos del neofolk oscuro: elementos mínimos con los que construir su sonido, voces categóricas y una solemnidad que nos hará fantasear con Tony Wakeford y sus Sol Invictus.

Times Does Not Forgive no sólo es un sencillo adelanto de lo que estos dos proyectos serán en un futuro, esperamos, no muy lejano. No, Times Does Not Forgive es uno de los lanzamientos más importantes —sino el que más, y si no, al tiempo— dentro de la escena oscura estatal y me atrevería a aventurar que europea. Dos proyectos compartiendo un álbum que de alguna manera se siente único y cíclico: imposible no darse cuenta de que el comienzo del álbum aportado por Fragile conecta con el final de la última composición de Har Belex —y que a su vez cierra el disco— evocándonos el carácter cíclico de la existencia y a su vez el inexorable paso del tiempo hacia un futuro incierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: