Starofash – Ghouleh (2014)

por Xabier Cortés

StarofashLos retos representan, o por lo menos deberían representar, una de las grandes motivaciones de un artista. Aceptar esa provocación y que ésta sea el punto de ignición que despierte en el que el artista una obsesión por retorcer su creatividad y, por qué no, ponerla a prueba asumiendo una serie de desafíos autoinfligidos. Retos conceptuales, enfrentamientos puramente sonoros contra sí mismo o simplemente luchar contra el implacable paso del tiempo para espolear a la creatividad y, en el mejor de los casos, hacerle buscar nuevos caminos sonoros en los que seguir profundizando para enriquecer su propia identidad como músico. Por supuesto, aceptar y estar dispuesto a asumir estos obstáculos en el que su obra se pueda ver alterada no supone un ejercicio sencillo, al contrario, todas estas restricciones pueden llegar a entenderse como una amenaza a la idiosincrasia del proyecto y no todos los artistas estás dispuestos a asumir los riesgos inherentes a este tipo de acciones que por otra parte, reslutarán enriquecedoras y definitivamente positivas para la deriva del sonido. Heidi S. Tveitan, la compositora y alma tras Starofash, aceptó un reto tan sencillo en su enunciado como complejo en su realización: componer, grabar y lanzar una canción por cada mes del año 2013. ¿El resultado? Ghouleh.

El verdadero reto de cada una de las canciones que completan este Ghouleh no es en realidad el tiempo empleado en la concepción de las piezas que componen el álbum. No, el desafío que Heidi acepta aquí es el de saber filtrar todas las emociones, deseos, paisajes que le han afectado a ella a lo largo de un mes para después condensarlo en una canción. Sencillo pero intenso.  Heidi demuestra aquí una vez más, como ya lo había hecho —y de qué manera— en los anteriores The Thread, Lakhesis e Iter.Aviator, su inmensa capacidad creativa creando una heterogénea —porque, ¿acaso existe algo más heterogéneo que un año en la vida de una persona?— muestra de canciones que nos trasladan al norte y nos obliga a recorrer desde senderos nevados para pasar a ser testigos de sobrecogedoras puestas de sol en mitad de los fiordos. Aún cuando no existe un hilo conductor, un eje sobre el que se vértebra todo el disco más allá de ser una colección de composiciones con un claro componente personal y emocional, todo Ghouleh es un conjunto poderoso y sólido que en ningún momento muestra fragilidad o falta de consistencia, fallas que podríamos justificar aferrándonos al particular sentido y espíritu conceptual del disco. Desde la frenética Silva Magna que nos da la bienvenida con  unas trepidantes líneas sintéticas triphop y exudando vitalidad, hasta el cierre épico, neoclásico y oscuro de Storm Clouds II pasando por la elevadísima muestra de excelencia electrónica y la brillante voz de Heidi que es The Sleepwalker o los sugerentes y mínimos sonidos de Summer Goes Autumn aunque, como siempre, sería injusto elevar a una composición sobre otra ya que es el conjunto lo que consigue generar esa serie de imprescindibles paisajes helados, cálidos, tormentosos, brumosos y, definitivamente, nórdicos que son santo y seña de Starofash.

Un disco que cuenta con un nivel de complejidad importante pero que resulta fluido y de una coherencia insultante. Un trabajo que requerirá de nuestros cinco sentidos, un álbum que demandará un esfuerzo para llegar a rendirnos en su más absoluta grandeza y que, como siempre, este esfuerzo se verá recompensado con una muestra inmensa de poderío compositivo, delicadeza invernal y, por qué no, nervio nórdico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: