Bestial Mouths – Bestial Mouths (2013)

por Xabier Cortés

Bestial MouthsCualquiera diría que nos estamos (mal)acostumbrando a observar cómo la Oscuridad y lo tenebroso reciben un trato irrespetuoso por parte de un gran número de proyectos musicales. Añadir ciertos elementos «ocultistas» y «malignos» a las composiciones —y cuando no es a las canciones estas referencias se quedan en un simple plano estético— se ha convertido en la tónica habitual que venimos sufriendo desde hace no pocos años. Apropiarse de la componente del peligro y lo prohibido con el único fin de atraer a un público asustadizo, primero, e influenciable a través del uso de iconografía esotérica se ha convertido en una práctica habitual en demasiados grupos y bandas. Una práctica que, por supuesto, no va más allá de la simple y llana impostura, de una superficialidad extrema y que tras de sí no guarda más que un inmenso y vergonzoso vacío. Bestial Mouths viene a desatar la ira de lo Oculto frente a todas estas bandas impostadas construyendo su propio templo sonoro en su álbum homónimo.

Aún en su faceta minimalista, Bestial Mouths explora el exceso, consigue afianzar su personalidad con la cuidada gestión de los recursos sonoros —juega con lo mínimo pero lo retuerce hasta configurar un nuevo paradigma sonoro propio— que explota en este disco. Un ambiente denso, como no podía ser de otra manera, que se ve reforzado por hábiles y excepcionales guiños industriales á la Genesis P-Orridge y NON logrando una base sobre la que asentar todo su despliegue conceptual. Oscuridad y esperanzas perdidas. Afortunadamente, y hete aquí uno de los secretos que convierten a este álbum homónimo en un ejercicio brillante, huye de la parodia y la horterada, algo que se ha convertido en habitual en muchos de los proyectos que se adhieren -artificialmente, dicho sea de paso— a esta corriente entre el revival y la experimentación. Cada sonido que encontramos aquí obedece a una reflexión previa: encontramos percusiones salvajes, líneas de synth entre lo etéreo y lo fantasmagórico sin hacer ascos a concesiones puramente ochenteras (en ocasiones homenajeando al Giallo más sangriento) que evocan a un pasado si no mejor si por lo menos diferente. Toda esta sólida base sobre la que se sostiene el sonido de Bestial Mouths quedaría incompleta si no fuera por otro de los grandes secretos de los angelinos: la voz. Una voz tétrica y lúgubre de Lynette Cerezo que termina de completar el aquelarre del álbum. Una voz hipnótica hasta la extenuación que bebe, a su manera, de las estructuras, que no los registros, en las que se mueve Diamanda Galás o Sui Generis Umbra y que termina de afianzar el discurso del álbum de una manera soberbia y rotunda.

Un acercamiento a lo Oculto, a lo prohibido y a lo Maligno desde una perspectiva que va desde el synth hasta el industrial pasando por innumerables vertientes de la música contemporánea, todas ellas resumidas en los escasos cuarenta y cinco minutos que dura esta inagotable, profundo y espiritual viaje a los profundos abismos del Infierno siempre con Bestial Mouths como guía y anfitrión. Una guía imperturbable y de exquisitas formas que nos descubrirá los secretos más profundos de su propio infierno. O del nuestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: