Apocynthion – Sidereus Nuncius (2013)

por Álvaro Mortem

Apocynthion - Sidereus Nuncius (2013)Cuando decimos que todo fluye lo que queremos decir es que nada permanece estático, sino que todo evoluciona de variadas formas a lo largo del tiempo. No existe la muerte, sino la transformación; incluso lo que yace eternamente estancado está alimentado por las aguas de un río que fluye siempre igual, pero no es siempre el mismo. No es baladí hablar de estancamiento en el black metal. No lo es porque la insistencia entre los puristas del género por defender un estilo inamovible basado en pautas caducadas y caducadas no ha impedido, pese a todo, que trascendiera un propio inmovilismo para crear múltiples meandros que le han llevado a visitar diferentes caminos aún por transitar.

Entre los terrenos abiertos por la evolución del género en los últimos años se puede incidir en el que más simpatías ha despertado, en particular, entre aquellos ajenos al mismo hasta el momento: la fusión con rasgos más propios del shoegaze, enfatizando la vena romanticista que podíamos encontrar ya en Burzum o Bathory edulcorándola hasta convertirla en algo más amable de lo que es el black metal per sé. La sorpresa que suponen strong>Apocynthion, más que su lugar de origen —lo cual no debería delimitar nada, por más que se insista en que la pureza del género nace y muere en los países nórdicos—, es su capacidad para hilar la lógica esteticista de Alcest y llevarla más allá, o más acá, de un black metal que ha sido traicionado en los últimos trabajos de la formación francesa: sus pasajes más líricos, de una belleza más terrena y próxima a un estilo de concesiones melódicas, no olvidan sus orígenes abrazando unos fondos oscuros, del mismo modo que los guturales no desaparecen sino que se muestran como un contrapunto orgulloso en el conjunto. Variaciones mínimas, clásicas, que cambian de dirección el discurso.

Lo interesante es como abrazan ese estilo. A diferencia de una buena parte de los grupos de nueva hornada del género, Apocynthion no ocultan su filiacion black metal; llevan su tradición con orgullo, presentan batalla y salen victoriosos: firman un disco interesante, con descubrimientos tímidos pero de entidad, que marcan de forma evidente más un principio que un desarrollo: todo lo que puedan lograr está aún por desarrollar. Eso no es algo negativo, ni mucho menos. En un mundo donde la mayoría reniegan de sus antecedentes y quienes los abrazan no saben traerlos a la vida, quienes son capaces de reinventar su pasado son siempre bienvenidos; no son un bofetón como lo fue Souvenirs d’un autre monde en su día, pero son un ejercicio derivativo que tiene claro que no se conforman con las directrices establecidas por quienes perdieron el norte tan rápido como lo marcaron. Ahora nos falta ver como evolucionan en subsiguientes trabajos y, si después de una primera gran promesa, nos deleitan con un próximo sí rotundo en forma de un oscuro río del corazón tan único como la potencia que nos prometen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: