High Contrast – True Colours (2002)

por Álvaro Mortem

High Contrast - True Colours (2002)Siempre hablamos sobre un tiempo pasado donde se hacía algo más que tirar de archivo, pero rara vez recordamos que cuando se apilaban los cambios de género en cuestión de meses y se polarizaba la experimentación en mil sellos la cosa era, a su vez, más confusa. Internet ha homogeneizado todo, ha dado acceso a todo. Cuando éste estaba aún en pañales y la comunicación musical aún estaba en los albores del encuentro instantáneo, toda la frescura venía de la imposibilidad de reconstruir una linea histórica común del género; salvo que se tuviera tiempo y dinero para viajar más de lo razonable, era imposible conocer qué se cocía en toda una escena. Por eso, también, es tan interesante ver la ebullición de los 90’s a la luz de sus frutos en los primeros 00’s: no siempre responde a los más altos estándares de la coherencia.

High Contrast viene del contexto drum&bass y de pinchar con London Elektricity antes de parir este primer disco, True Colours, que le acercaría hacia ese paso lateral que supondría el liquid funk cultivado en Hospital Records. Sello que, no casualmente, es de Tony Colman aka London Elektricity. Seguimos encontrando percusiones secas y bajos redondos, como en el drum & bass, pero su apuesta por el liquid funk es completa en sus presunciones si atendemos a su estilo: más líquido, más pegajoso y menos contundente también, a través de unas lineas de bajo distorsionadas que, acompañadas de distorsiones, melodías y armonías, crean un contexto melódico más próximo a la música como prerrogativa popular. La agresividad del jungle de los 90’s, música del gueto para gente del gueto que citaba a Giles Deleuze, deja paso en el liquid funk a una composición menos grave, sí más amable, de sus principios. Con todo, lo que encontramos en True Colours es un despego sólo a medias de esa lógica: pasados los primeros compases del disco, y con razón los más recordados, nos encontramos una constante indecisión entre la contundencia catártica de sus orígenes drum&bass y un abrazar de forma sistemática las composiciones más melódicas propias de su género.

En su indecisión radica el problema. Donde en London Elektricity existe un metódico abrazar las formas ajenas a su tradición jungle, especialmente en sus devaneos hacia la electrónica experimental y ciertos dejes acid jazz —también, por eso, adelantándose a la eclosión del nu-jazz con referencias jungle de los segundos 00’s—, High Contrast se queda aquí constantemente entre un intento de contentar a la tradición y abrir camino hacia un nuevo estilo. El problema, no consigue abrazar ninguna de las dos formas por completo. Su estilo es demasiado suave para los puristas del género y, para quienes no estén acostumbrados, puede resultar a su vez demasiado adusto; sus valores tradicionales parecen casi una forma de sorna en ambos contextos, haciendo que el disco pierda gran parte de su fuerza en el camino. Lo cual no hace del mismo un mal trabajo en absoluto. True Colours es un trabajo bisagra entre dos mundos que no sabe decidirse hacia que lado abre su puerta, abriéndose hacia los dos, y por ello resultando confuso: no termina de funcionar porque no conoce su lugar en el mundo, pero por ello resulta, a su vez, de interés: los puristas encontrarán rasgos agradables y los nuevos podrán amoldar el oído hacia lo clásico, incluso cuando no es el sitio ideal para empezar a sumergirse en el jungle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: