Boris – Noise (2014)

por Álvaro Mortem

Boris - Noise (2014)Pesa tanto la tradición como pesan los orígenes: mientras la primera es algo que debemos confrontar en nuestros primeros pasos, la segunda es la que nos acompañará de forma permanente. Siempre existe algo contra lo que rebelarse, incluso cuando sea uno mismo. Intentar mantener la coherencia interna de un discurso propio sin caer en el más descarado autoplagio, el problema más común entre los artistas con cierto recorrido, es la meta de cualquier persona que haga del arte parte consustancial de su existencia; descubrir una voz propia y saber articularla con cambios y modulaciones, sin repetir de forma constante los mismos lugares, es la labor que separa al artista del artesano. De artesanos, de quienes repiten siempre lo mismo, está el mundo lleno.

Boris nunca han tenido problemas cambiando de tono, género o estilo: todo les es propio. Lo que en otros sería una rareza, como es el caso de Noise, para ellos es el único camino natural que podrían haber asumido; todo lo que hayan podido abrazar en cualquier momento, desde el stoner hasta la psicodelia pasando por las influencias pop, lo han fusionado aquí con su drone doom hasta conseguir un todo musicalmente disperso, pero estilísticamente cohesionado: cada canción puede funcionar por sí misma como el germen de un disco propio, pero en conjunto se construyen en conjunto inamovible por su propio eclecticismo. Su sonido es siempre el de Boris. Jamás sentimos, ni cuando se producen los cambios más bruscos —como en la estupenda, pero con un contraste salvaje, Taiyo no Baka—, que se pasen de frenada. Pasan desde las formas más puras, si es que no duras, del drone doom que les es propio hasta abrazar cualquier otra cosa: firmar una canción de tintes pop, que podría funcionar en Billboard hasta reventarlo, sin renunciar al bajo pesado y las fugas de guitarra con una batería con exceso de platillos y sequedad, es un triunfo que pocos consiguen. Tan pocos que sólo Boris lo han conseguido: quienes han pretendido hacer pop desde el metal, sólo han hecho pop por muy maquillados que lleven a sus ghouls.

Noise tiene un nombre coherente, porque nombra lo que nos ofrece. No podemos entender aquí noise en su sentido literal, por más que les guste acompañarse de Merzbow de vez en cuando, sino en un sentido más amplio: no buscan hacer música, algo encorsetado dentro de géneros y descripciones, sino ruido, algo que puede asumir cualquier forma siempre que sea coherente dentro de su propio discurso. Que lo es. Ninguna de las canciones parece elegida por capricho ni fuera de su sitio, y por eso funciona como un todo poderoso: cada canción depende sólo de sí misma; pero funciona con la siguiente y la precedente; y, también, con la totalidad de todas ellas. Se pueden permitir hacer un ataque crust contra nuestros sentidos violando las condiciones mínimas del género en Quicksilver, alargando el tema hasta los casi diez minutos cuando al género le cuesta bordear los tres —que es lo que hubiera durado la canción con cualquier otro grupo, aunque no con Boris: la desarrollan a través de variaciones inconcebibles, heredadas de los estribillos pop, y un final de muros de sonido—, y después terminar el disco con Siesta, una pieza ambiental à la Sound Track from Film “Mabuta no Ura”, con lo cual parecen querer decirnos «aquí se acaba, ya no hay más: lo hemos dado todo y, aun así, quieres más, pero, ah, es hora de la siesta para nosotros y para ti». No es música, es ruido en su sentido más perfecto y puro.

Como todos los años, el disco del año es de Boris. Incluso cuando aceptan reducir el grado de experimentación —porque aquí relajan el discurso hasta el nivel del más popular, pero no el mejor, de sus discos: Pink—, como es el caso, su imposibilidad de firmar un disco menor se hace patente; su producción es desaforada, pero nunca sacan nada menor que lo mejor. Ruido, entonces, no música: son Boris, no necesitan encorsetarse, su sonido es tan personal que siempre los reconocemos; Boris, entonces, ni ruido ni música: Boris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: