Niña Coyote eta Chico Tornado – Niña Coyote eta Chico Tornado (2013)

por Xabier Cortés

niñacoyoteetachicotornadoEn esta santa casa somos amantes de las guitarras pesadas y densas, eso no es ningún secreto. También somos fieles devotos de las bases rítmicas contundentes y sin fisuras, cimientos sobre los que se posa toda la estructura musical que tengan a bien crear los implicados en el proceso. ¿Qué ocurre cuándo unimos esos dos elementos, y sólo esos dos elementos, en un mismo discurso? Descubrimos el poderío de una batería que no sólo sirve de base para el amplio despliegue guitarrístico que viene: también es parte indisoluble del conjunto, cuenta con su propia personalidad y no se limita a servir de simple metrónomo; comparte con la guitarra el protagonismo total de la obra. Así nos encontramos frente a frente con Niña Coyote eta Chico Tornado, dúo donostiarra que parece decidido a traer parte de la arena de los tórridos y eternos desiertos de Nuevo México y California al Cantábrico con su primera referencia. Y desde luego que lo consigue.

Si en algo vence y no deja prisioneros este LP del combo donostiarra es en el hecho de demostrar, a base de trabajo, tablas y saber hacer, que con los elementos mínimos —o menos— se puede hacer un pesado e intenso stoner con pequeñas concesiones al rock tradicional y al punk —herencia esto último del largo curriculum con el que cuentan Koldo y Ursula—. Pesado y arenoso, puro stoner evocando a los clásicos: guitarrazos à la Kyuss, siempre con ese tempo no lento, pero sí denso y siempre, eso sí, manteniendo una personalidad propia, dejando que los riffs adquieran la textura del alquitrán y se vayan poco a poco desparramando por nuestros oídos. Nos presentan también momentos en los que podremos buscar cobijo ante la potencia que explota a lo largo de las trece composiciones que completan el álbum. No nos engañemos, Niña Coyote eta Chica Tornado juegan con nosotros: lo que en un principio asimilamos como pausas o bajadas de intensidad en su discurso se revuelven y se convierten en un auténtico frenesí de riffs desatados —con unas excelsas guitarras acústicas que se cuelan en esa maravilla titulada Desert Tornado o ese piano que nos introduce en Gimme Danger— siempre sobre la intensidad de la batería de Ursula, rodeando el conjunto con la rabiosa y cuidada voz de Koldo en euskera, algo que resultará exótico para algunos y que otros vemos necesario. Así se van desgranando las composiciones que completan este álbum homónimo —primera referencia de muchas, esperamos desde esta santa casa— musculosas, densas, arenosas y espesas: como el buen stoner, como el stoner que nos gusta escuchar.

Nunca el tórrido sol del desierto de Mojave había estado tan cerca de la playa de La Concha y nunca un desierto nos había parecido un lugar tan acogedor como lo hacen Niña Coyote eta Chica Tornado en su primer larga duración. Poco necesita hacer este disco para que irremediablemente caigamos en sus lisérgicos efluvios: desde el tenebroso comienzo de Monster —que abre el disco— quedaremos enganchados al sonido de Niña Coyote eta Chico Tornado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: