The Hellacopters – By the Grace of God (2002)

por Álvaro Mortem

Hellacopters - By the Grace of God (2002)El mundo está regido por lo que consideramos contradicciones que, en realidad, no son tales. «A veces hace falta que todo cambie para que todo permanezca igual» —se suele decir, pero es una falsa contradicción: a veces es necesario que los órganos cambien para que el cuerpo siga siendo el mismo, que lo esencial no se agote en la mera repetición de sus rasgos superficiales. En el ámbito musical, resulta bastante evidente. Es imposible mantener el mismo discurso estético a través de varios trabajos sin agotarlo en el proceso; es necesario cambiar ciertos aspectos internos para poder seguir diciendo lo mismo, para no agotar aquello que se es a través del más descarado de los autoplagios. Nada cambia en esencia, sólo en superficie.

Después de High Visibility lo que se vaticinaba para el nuevo milenio era carácter sueco en el garage rock. Sin embargo, cuando dos años después aterrizó By the Grace of God, la sorpresa fue mayúscula: tornándose hacia el hard rock de continente más amable, su garage pasaba de la suciedad y la contundencia —que nunca fue excesiva, a diferencia de sus más polvorientos patriotas The Hives— hacia un rock de carácter más melódico y vital. No les pudo sentar mejor el cambio. Aunque por el camino perdieron cierta violencia, ganaron en el proceso un tono que por emocional resulta más cercano. Como si se miraran a los ojos de ciertos grupos clásicos del punk, al menos en la misma medida que del hard rock —véase algo de The Damned, véase mucho de Mötley Crue—, para hacer un disco menos garage pero más rock. Limpiaron de óxido su estilo, quizás acercándolo también al sonido más amable del rock sentimental que se cultivaba entonces con fruición en sus países vecinos, consiguiendo una forma más pulida, pero no diferente, de sí mismos.

Si aquí siguen sonando como son es porque supieron prescindir de ciertos rasgos superficiales de su estilo en favor de otros diferentes, más profundos, manteniendo en el proceso todo aquello que les hacía singulares de base: su voz, su estilo rayano lo empalagoso, su contundencia en particular brutal. Es fácil entender así que sea en esta ocasión donde más se les ve la influencia de Entombed; su contundencia, por contraste, se hace más patente cuando abrazan su vena más armónica: se pueden apreciar con facilidad los rasgos heredados del death metal, que destacan más por la dulcificación general de su sonido. Al ser más blandos parecen más duros. A su vez, en las letras vemos una abundancia de estribillos concatenados, por lo demás comunes dentro del género, y un viraje mínimo, pero visible, hacia la metáfora romántica más pura, que en cualquier caso siempre les había resultado cercana. Los roqueros, a partir de los 90’s, ya sólo sufren por amor. He ahí que la belleza de By the Grace of God es armonizar forma y fondo en un todo que, al saber ver aquello que les hace ser ellos, les hacen ser más The Hellacopters de lo que hasta entonces habían sido nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: