Noveller & Thisquietarmy – Reveries (2014)

por Xabier Cortés

Noveller&thisquietarmyNo resulta en absoluto descabellado enfrentarnos a la música del mismo modo que nos situamos frente a la arquitectura: en ambos casos es imprescindible una estructura sólida que sostenga todo el conjunto, se hace imprescindible también un conocimiento y un uso adecuado, cuando no brillante, de materiales concretos para la construcción de cada una de las fases que forman la obra como también es condición indispensable que en ambos sentidos encontremos un ritmo que nos guíe a la hora de adentrarnos dentro de esas dos estructuras, la sonora y la física de una y otra disciplina. Los sonidos afilados crean aristas peligrosas y encuentros bruscos —que no malos— mientras que los cálidos nos invitan a seguir su sinuoso camino, en ambos casos se juega con el poder envolvente del sonido así pues en el momento que nos encontramos inmersos dentro de un disco lo estamos de la misma forma que en cuanto atravesamos la puerta de entrada de un edificio: muchas veces no sabemos exactamente a donde nos dirigimos pero somos más que conscientes de que si todo está en su sitio y si ha existido una reflexión profunda antes de construir una obra encontraremos ese camino sin problema alguno. Noveller y Thisquietarmy construyen en Reveries una serie de composiciones en las que lo onírico se mezcla con lo físico.

En Reveries nos encontramos con una colaboración entre dos artistas que tienen en los drones infinitos y los sonidos ambientales su seña de identidad. La compositora tejana afincada en Nueva York, Sarah Lipstate parapetada tras el moniker Noveller junta sus esfuerzos con el canadiense Eric Quach, de thisquietarmy, para desarrollar una serie de composiciones, cuatro, que se mueven entre el universo onírico y la fría arquitectura vacía. Movimientos sencillos y mínimos son los que acompañan el parco minutaje de este trabajo, sonidos desarrollados siempre teniendo como base una guitarra de la que estos dos artistas son capaces de extraer sonidos atemporales y etéreos con una facilidad que resulta insultante. Hipnóticos parajes sonoros que nos guían hacia luminosas y espectaculares estructuras de un blanco níveo y cegador todo ello rodeado de una leve bruma que nos impide adivinar no sólo el final de este camino, también nos esconde la línea del horizonte convirtiendo el paisaje en un universo blanco en el que no acertaremos a adivinar nuestro siguiente paso si no es guiado por los íntimos y delicados sonidos de Reveries. Un viaje profundo que debemos emprender solos, tanto Sarah como Eric nos invitan a introducirnos en unas majestuosas estructuras arquitectónicas sin vida aparente pero repletas de historias.

Majestuoso a la vez que humilde y sencillo, Reveries se embarca en sus maravillosos drones para presentar su propuesta sonora, es capaz de sintetizar las particularidades de las dos mentes que se encuentran tras él, la línea que divide cada una de las partes se difumina hasta desaparecer pero de algún modo somos capaces de identificar elementos propios de Noveller y thisquietarmy. Reveries funciona como lo debe hacer una colaboración entre dos artistas: sin fronteras ni impedimentos absurdos, gozando de una libertad plena para desarrollar un sonido en perfecta comunión con las dos inquietudes artísticas que forman este efímero proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: