Bohren & Der Club Of Gore – Beileid (2011)

por Xabier Cortés

Bohren¿Por qué mostrar abiertamente el camino cuando se puede insinuar convirtiendo así la experiencia en completa? Embarcarnos sin un rumbo fijo dejándonos guiar por pequeños guiños, mínimas pistas que nos ayuden a construir por nosotros mismos el mundo que el artista quiere representar en su obra. Al contrario de lo que podamos pensar, optar por la insinuación frente a la precisión no convierte a esa obra en algo inaccesible, al contrario, nos otorga el poder y la libertad de ser nosotros mismos los constructores de esos paisajes que se disimulan entre las notas y los silencios de cada composición. Esta recién hallada libertad puede resultar abrumadora al principio: tendremos las piezas, contaremos con las pistas y todo ello formará un gran laberinto del que no sabremos cómo avanzar. Será nuestro deber y nuestra tarea ordenar todas las sugerencias y apuntes que deja aquí y allá el artista para concluir ese inmenso puzzle que nos proponen en este caso, el colectivo alemán Bohren & Der Club Of Gore en Beileid.

Desde que decidieran formarse como proyecto musical —allá por la primera mitad de los años noventa— el catálogo de sonidos de Bohren & Der Club Of Gore ha ido creando una exquisita mezcla entre el jazz y el ambient de corte doom y oscuro con un inconfundible espíritu noir. Es ese marcado carácter oscuro y peligroso la que se ha convertido en seña definitiva de estos alemanes: parece inevitable sentirse un secundario de lujo de algún relato perdido de Hammett cada vez que suenan los lánguidos y tenebrosos ambientes, cada vez que el sensual saxofón nos amenaza con la elegancia de una femme fatale, las tenebrosas y etéreas líneas de synth se convierten en una maraña infranqueable o cada vez que el piano se convierte en una incesante e infinita lluvia que nos obliga a refugiarnos en locales y sótanos de mala muerte en la que un barman maltratado por la edad y los horarios nocturnos nos servirá sin freno ni control —siempre que le mostremos un flujo adecuado de billetes— copas y copas de algún brebaje insalubre con el que acallar nuestra conciencia, o lo que quede de ella. Beileid toma la estructura de un EP y se atreve incluso a incluir una versión de Catch My Heart, de Warlock —sí, esa power balada ochentena de unos Warlock comandados por la dominante voz de Doro— que rápidamente la hacen suya acompañándola de la voz de un impresionante Mike Patton. Beileid sigue escarbando en ese poso oscuro necesario para llevar a buen fin su proyecto pero lo hace desde una perspectiva diferente a los anteriores Black Earth o Gore Motel: los sonidos que lo completan resultan igual de evocadores, igual de hipnóticos pero se han refinado, se han pulido, eliminando esa capa de óxido que lo convertía en algo destinado sólo a unos pocos.

Las pistas se encuentran ahí, escondidas en las tres canciones que completan este mini Beileid. Nosotros seremos responsables de recabar todas esas señales y construir ese paraje al que nos invita Bohren & Der Club Of Gore, deberemos superar el vértigo inicial que supone sabernos libres para pasar después a un estado de concentración absoluta para no dejar escapar ni uno solo de los minutos que completan este trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: