Windhand – Windhand (2012) / Windhand – Soma (2013)

por Álvaro Mortem

Windhand - Windhand (2012)

A veces sólo es necesario dar un paso atrás para comprobar que sólo hemos sido nosotros mismos antes de hacer cambios radicales que pensábamos que nos conducían hacia nuevos territorios de experimentación. En ocasiones, el cambio es sólo una huida hacia la nada. No hace falta revolucionar lo que ya funciona, cambiar aquello que ya es estable y conocido, cuando basta con asumir una postura cercana, pero con pequeños cambios de novedad, con aquello que hasta hace poco funcionaba; novedad significa, en ocasiones, hacer actual aquello que podríamos entender hoy como pasado. He ahí el gran éxito de los revival: es más fácil actualizar aquello que funcionaba y dejó de ajustarse al gusto presente que crear algo nuevo de la nada. Es mejor limpiar de polvo lo que funciona que crear algo novedoso.

Al sonar los primeros acordes del disco homónimo de Windhand resulta evidente a qué nos enfrentamos: doom clásico, en la órbita de Cathedral o Saint Vitus cuando asumían formas menos pesadas, bebiendo a su vez de algunas formas orbitales más próximas al stoner, con Kyuss por cabeza visible. No acaba aquí el name dropping. Cuando llegamos hasta Summon The Moon ya resulta evidente hasta donde llegan sus influencias, hasta Electric Wizard, incluso cuando toda influencia acaba resultando, en su seno, mero revulsivo a trascender; suenan familiares, podemos rastrear sus influencias sin dificultad, pero su sonido es muy personal. Sus concesiones al doom de corte clásico suavizan el tono stoner, del mismo modo que de éste refuerzan su sonido fluido a través de otras concesiones que rozan de forma constante la psicodelia. Sumando al conjunto ciertos tintes sludge, el resultado resulta evidente: una bendición doom clásica y moderna al tiempo, una joya imposible de creer como presente.

Si miramos desde el otro lado del espejo, la mirada podría distorsionarse. El sonido de Windhand es, en ciertas ocasiones, tan clásico que es posible adivinar cualquier giro o cambio que vaya a producirse en la canción, vislumbrando en él una familiaridad que se puede antojar por ello impostada; en cualquier caso, eso sería un problema menor: rescata el doom clásico con tan buen gusto que, cualquier pega al respecto, parece fuera de lugar. Porque lo está. No intenta imitar a los clásicos, no es sólo sumarse a la moda actual —aunque su portada, clarividente y sincera en intenciones, podría aparecer afirmar lo contrario—, sino que desarrollan un sonido seco y grandilocuente que acaba definiéndose como propio. Con ajustes demasiado poco pronunciados, con una prudencia impropia de un primer disco, pero intentando buscar la posibilidad de limar todo aquello que funcionaba del género trayéndolo al presente a través de lo único que funciona cuando algo no está roto: darle brillo a lo que no es más que un poco de herrumbre lastrando su funcionamiento perfecto.

windhand-soma-art

¿Por qué hacer evolucionar a lo que ya se ha dado lustre? Porque aquello que una vez funcionó primero debe cuidarse y ser traído al presente para, después, hacerlo evolucionar de forma lógica, Cualquier pretensión de mantener estático en el tiempo un género, un grupo, una situación, tiene la misma consecuencia siempre: la inadecuación de su existencia con respecto de los tiempos. Nada es lo mismo en dos momentos distintos, nadie puede volver a ser quien fue años atrás. Se debe saber respetar la base común, la esencia intemporal que nunca cambia, para dar forma de modo constante a todos los elementos subsidiarios que tienen posibilidad de ir variando con el tiempo. «No puedes ser exactamente quien eras en el pasado, pero puedes ser aquello que aprendiste de ello» —nos recuerda siempre la vida.

Si Soma funciona es porque Windhand, después de darse a presentar con un disco que no pasa de actualizar las bases sonoras del género, deciden llevar el concepto hacia su terreno particular. El abuso de reverb, distorsiones, el tono seco y las voces fantasmáticas de eco melódico dotan al conjunto de una estética que se aleja de lo que concebimos, en primera instancia, como parte del sonido clásico del género para, en un giro irónico de la situación, convertirse en el máximo epitome moderno del mismo. Es, en esencia, tan doom que, en forma, ni siquiera lo parece. Las canciones se dilatan, tirando de repeticiones constantes de progresión mínima, dando un mayor peso particular a los instrumentos por separado, reforzando el papel de los solos a través de una adopción estética próxima al stoner, y haciendo que el sonido varíe entre lo fúnebre y lo desértico, aunque de forma tan natural que jamás resultan autoexcluyentes entre sí.

Distorsión, lo llaman. No sólo porque abunde hasta la náusea en sus canciones, sino porque parten (en Windhand) de las formas más ortodoxas del género para acabar (en Soma) distorsionándolo de tal modo que vuelven hasta la ortodoxia a través de dinamitar todos aquellos elementos que se consideran clásicos, y por ende constitutivos, de aquello que llamamos doom; podían volver a hacer un disco de corte clásico sin repetirse, sin traicionar el espíritu original, por lo que deciden cambiar aquellos elementos superfluos por otros actuales que funcionen mejor en su contexto. Cosa que consiguen. Se pueden permitir momentos acústicos —lo cual, en otro tiempo, se hubiera considerado un crimen inaceptable— del mismo modo que también se dejan caer en los abismos más profundos; su norte es jamás alejarse más de dos pasos del corazón de género, de la esencia inmortal del doom. Ese es el secreto de su éxito: no intentan repetir una y otra vez lo mismo, sino que consiguen traerlo a la vida por saber llevarlo más allá de donde ha estado nunca. Porque nada cambia, sólo evoluciona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: