A Perfect Circle – Mer de Noms (2000)

por Álvaro Mortem

A Perfect Circle - Mer de Noms (2000)A veces las etiquetas se quedan cortas. Como ocurre con los lugares comunes, que no dejan de ser la circunscripción habitual de las etiquetas, cualquier pretensión de reducirlo todo a compartimentos estancos, comunicados sólo por una proximidad opaca, acaba siempre en fracaso. Nada se agota en sí mismo, ningún hombre es una isla en el vacío; existen influencias, rarezas, fallas en las barreras que aíslan las diferentes zonas limítrofes de la inspiración. Algunos, incluso edifican entre sus grietas. A esos les llamamos héroes, cuando no artistas, por su valentía sin igual al impedirnos habitar de forma constante las mismas cuatro tierras que ya conocemos mejor que nuestras almas.

El sentido último de Mer de Noms quedaría sintetizado a la perfección incluso si sólo esgrimiéramos el nombre de Maynard James Keenan como único objeto de la crítica, hasta el límite de no escribir nada más que su nombre utilizando la fuente tipográfica correspondiente de 72 puntos. Cualquier pretensión de disociar al cantante de su grupo repercutiría en un fracaso instantáneo por su más que evidente fuerza centrípeta: todo proyecto en el que está implicado asume sus constantes estáticas, sus obsesiones personales, sus flujos culturales. Aquí no se dará la excepción. A través de una serie de canciones bien asentadas sobre bases rock —oscilando entre dejes metal, un bajo de aires funk, un tímido uso de violines y un evidente gusto por ser diferente—, esgrime su voz como principal atractivo del resultado final; aunque el conjunto es soberbio, es en la voz y las letras donde recae el peso particular de su genialidad. Fluye como un todo, es indisociable la potencia del acto, y con todo es inimaginable que la música tuviera sentido alguno si se prescindiera de los imposibles excesos vocales de Keenan.

Mer de Noms está desnudo en intenciones desde su título. Con una evidente abundancia de nombres propios para las canciones, a lo largo del disco se van desarrollando los temas más corrientes en la discografía de A Perfect Circle a través de un viaje que se antoja conceptual por la evolución sistemática en los sentimientos expresados: encontramos una rabia desaforada, pero también un intento de comprender, y hacer volver, a una persona que ha cometido una serie de actos irracionales —que, en un estupendo acto de personificación, nos son aclarados sólo a medias; sabemos que el cantante ha sido abandonado en algún grado, pero debemos proyectar nuestra propia experiencia para concluir el fin del acontecimiento. Además de un final con aires «meta» capaz de encandilar incluso al más reacio. ¿Y cómo evoluciona ese todo? Haciendo de la forma el modo de transportar el fondo subyacente, pues cada nota parece estar ahí sólo para realzar el sentimiento que pretende transmitir cada canción; y construyendo una historia a través de la evolución temática, conectando la totalidad del trabajo a través de la evolución sentimental que se infiere de la expresión del cantante.

¿Es normal que la forma acompañe al fondo, que la música sea una manera de comunicar historias que nunca podrían transmitirse del mismo modo a través de otra forma artística? Debería ser lo normal, aunque no lo es. Al fin y al cabo, las etiquetas no son sólo los géneros, sino también la función de la música: «transmitir sensaciones abstractas» —dice Don Lugar Común. Aquí está Keenan para desafiarlo.

Mer de Noms es una historia, un artefacto mágico, un disco y una experiencia irrepetible; como el mismo Keenan, entonces, es todo aquello que puede llegar a ser. Nada menos, un todo sin constricciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: