Manes – How The World Came To An End (2007)

por Xabier Cortés

ManesExperimentar es una de las armas más poderosas con las que cuenta toda aquella persona obsesionada con encontrar el camino final del Arte. Un arma que pone a su disposición toda una colección de elementos sonoros, a cada cual más extravagante que el anterior, para que sea capaz de encontrar la mezcla y proporciones exactas en los que el sonido se acerque a La Belleza. Desde luego que existen muchos impostores que se cuelan aprovechándose de las difusas líneas que acotan la escena experimental para confundirse con los verdaderos artífices del movimiento. Artistuchos del tres al cuarto combinando sin sentido ni coherencia elementos tomados de aquí y allá, sin criterio ni sentido; sin que exista la siempre imprescindible reflexión anterior. Impostores que son capaces de engañarnos al principio pero que rápidamente son desenmascarados en cuanto la frágil coraza que envuelve sus pastiches no es capaz de soportar la presión de un observador inquisitivo y preciso. Un observador que enseguida sabe identificar los valores que nos revelan a una obra como un experimento, una obra sin miedo ni ataduras de ningún tipo, una obra libre. How The World Came To An End de Manes se apoya en el sólido sentido vanguardista y experimentador de Cernunnus para construirse como un trabajo libre que tiene como firme objetivo llevar al sonido (metálico) hacia nuevos sonidos.

How The World Came To An End resulta confuso, una confusión fruto de la vasta cantidad de elementos que toman parte en él y que nos guiarán a lo largo de esta travesía. Manes abraza con descaro el jazz y el trip hop; se apropia de los sonidos electrónicos más puros y manipula el exigente glitch más cabezón; se adentra en los inestables senderos del rap incluyendo algunos pasajes recitados para amoldarlos al omnipresente sentido rock/metal de las canciones consiguiendo así, por mucho que les duela ver a la caverna metálica, un conjunto coherente a lo largo de las diez composiciones que completan el álbum. Nos costará encontrar un punto de unión entre estas diez canciones: su complejidad y su sonido —que varía constantemente entre canciones— nos confundirá y nos impedirá ver todo el paisaje que Manes va creando a lo largo del álbum. Todo en How The World Came To An End gira de forma excéntrica alrededor de la misma idea de la Destrucción total. El caos y la desolación llevados a un sonido diferente y extraño dejando aquí de lado la delicadeza metálica-rockera del anterior Vilosophe para adentrarse en un mundo más oscuro y acercarnos al final inminente del mismo, es por ello que aquí predominan los sonidos sintéticos y las estructuras rítmicas marciales, machaconas, casi tribales: la destrucción que nos relata Manes se acerca hacia nosotros de manera inexorable y no hallaremos escapatoria.

Manes ha seguido un camino paralelo proyectos como Ulver, Thee Maldoror Kollective, salvando las distancias y respetando las particularidades de cada uno de ellos, por supuesto. Lo mismo que los noruegos liderados por Garm y los italianos, Manes ha creado su propio universo para How The World Came To An End pero su implacable sentido de la vanguardia y la experimentación le llevarán a deshacerse de él de la manera más traumática posible para, de esta manera, tener espacio para generar un nuevo espacio en el que desarrollar su inquietudes y su búsqueda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: