Bloodline – Werewolf Training (2003)

por Xabier Cortés

Bloodline - Werewolf Training - FrontLas súper bandas, esos proyectos efímeros surgidos de la unión de ciertos personajes más o menos transcendentes dentro de una escena concreta, suelen desarrollar sus actividades en dos grupúsculos bien diferenciados. Por un lado nos encontramos con la unión de unos artistas obsesionados por explorar sonidos que les son ajenos en sus respectivas bandas nodriza. Exploradores que sólo a través de la particular magia que rodea al vínculo de la súper banda son capaces de alcanzar nuevas cotas artísticas, nuevos sonidos y nuevos caminos que seguro les ayudarán y enriquecerá a cada uno de los miembros protagonistas de la obra. Claro que en ocasiones nos encontramos con el segundo grupúsculo de estos súper grupos: la fusión de cuatro o cinco nombres relevantes de una escena con un propósito incierto y confuso que rápidamente se destapa como una maniobra vacía de contenido y asentada en unos cimientos arenosos que se limita a repetir lugares comunes y reciclar estructuras ya obsoletas. A esto último se limita Bloodline en Werewolf Training.

Quién iba a pensar que de la unión de miembros de Aborym y Diabolicum, de los que en esta santa casa ya hemos defendido sus virtudes, y el bufón de Carpathian Forest, Nattefrost, pudiera dar como resultado un trabajo tan lleno de tópicos como Werewolf Training. Se puede entender esta colección de clichés por el hecho de que Nattefrost ande pululando por ahí pero pensábamos que Seth Teitan, Nysrok de Aborym y Sasrof de Diabolicum le pararían los pies de alguna u otra manera. Pero no, Werewolf Training se limita a recopilar las estructuras más prototípicas del black metal y organizarlas con más o menos gracia en las siete canciones que completan el álbum. Desde luego que no se trata de un disco mediocre: el sonido es lo que se espera de un disco de black metal y cumple a rajatabla con (casi) todos los principios del género, tanto los buenos como los malos. El hecho principal que convierte a Werewolf Training en un trabajo de esos que se pasean por las estanterías sin pena ni gloria es que no es suficiente. El estatus que te brinda pertenecer a un grupo con cierto renombre en una escena lleva consigo ciertos deberes y obligaciones; uno de ellos, quizás el más importante, es el de liderar el sonido de esa escena, explorar el sonido que te ha convertido en uno de los puntales de ese movimiento y expandirlo hacia nuevas propuestas haciendo que todo un género evolucione y eso es algo que aquí no se ha conseguido contraviniendo el espíritu mismo que se esconde detrás del concepto de su estatus.

No es ningún secreto que una corriente importante del black metal vive en un constante cliché y se alimenta de sus propias excreciones en un bucle infinito de mugre por lo que tampoco debe extrañarnos que aparezcan de cuando en cuando trabajos como Werewolf Training pero, afortunadamente, el black metal va mucho más allá del corpsepaint, el teenage angst mal gestionado y la misantropía de pichiglás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: