Umbra Et Imago – Mea Culpa (2000)

por Xabier Cortés

Umbra et Imago - Mea Culpa - FrontNo está de más traer a la memoria que el goth, amén de conocer su génesis en tierras británicas, tuvo en Alemania uno de sus mayores aliados para su expansión y desarrollo. Sellos discográficos, revistas, —reconozcámoslo de una vez: más de uno hemos comprado la Orkus y la Zillo — clubs, festivales y, por supuesto, miles de grupos cada uno reivindicando una parte del vasto movimiento cultural gótico: desde el dark folk hasta la música medieval pasando por la explosión electro dark y EBM y sin dejar de lado el metal y el rock de corte oscuro e inquebrantable fe goth. Este goth metálico alemán se aprovechó de las particularidades del sonido teutón: contundencia machacona consecuencia directa de un imperturbable espíritu industrial y quirúrgico en todo aquello que tocan. No resultaría fácil adecuar la idiosincrasia germana a las sutilezas románticas propias del movimiento goth más tradicional: parecía lejano encontrar algo o alguien que supiera conjugar de manera brillante —o, por lo menos, sin caer en la horterada supina— la delicadeza etérea oscura del goth con la precisión industrial alemana. Y entonces apareció Umbra Et Imago y su Mea Culpa con su goth metal contundente, su freudiana misión de conseguir que todo su concepto y sonido girara alrededor del sexo con especial predilección por el universo de látex, cera ardiente y BDSM.

Un ejercicio muy sano y necesario a la hora de encarar cualquiera de las referencias discográficas de Umbra Et Imago es obviar y eliminar de la ecuación la pretendida estética goth hortera hasta arriba de látex, botas imposibles, peinados creativos, bisutería esperpéntica y maquillaje…dejémoslo en demasiado maquillaje. El movimiento goth se ha servido en multitud de ocasiones de sus particulares estilismos para saberse diferente y buscar la provocación —de aquella manera, claro—: resultaban exóticas las crestas, los medallones con elementos ocultistas, la obsesión por el látex, el cuero, la seda y el terciopelo y un sinfín de formas estéticas más haciendo que en demasiadas ocasiones la música, es decir, el centro del movimiento junto con la propia literatura, pasara a un indecoroso segundo plano. Umbra Et Imago se rodean de una complicada parafernalia estética que algunos tildarán de «imagen cuidada y auténtica» y otros tenemos un sentido del estilo que deja en bastante mal lugar a este tipo de manifestaciones. Pero, al contrario de lo que pudiéramos pensar, Umbra et Imago completa un viaje sonoro puramente goth —genuinamente goth alemán, para ser exactos— en Mea Culpa. No deja detalles al azar: se asienta en una contundencia metálica heredera del rock industrial más pesado y rítmico para elaborar todo un catálogo de definiciones del movimiento goth; melodías etéreas, sintetizadores ochentenos darkwave, algún que otro ademán electrónico, coros e incluso se dejan llevar por la vorágine épica en ciertos momentos. Todo.

Un álbum que gana en enjundia y profundidad cuanto más nos alejamos de los fuegos artificiales que, en este caso concreto, son los sospechosos estilísticos habituales. Umbra Et Imago consigue representar el metal gótico alemán en su máxima expresión hasta tal punto que este Mea Culpa debería sustituir al catálogo de Alchemy en las estanterías de muchos de estos nuevos goths que pululan sin control por ahí con sus caras tristes y sus abrigos de polipiel de a 30€ la pieza en Camden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: