Epidemia de terror. O, ¿qué cojones escuchamos este Halloween? (II)

por Xabier Cortés

tumblr_ne2kv1imqp1qmemvwo7_1280Ah, la noche de Halloween. La noche en el que algunos homenajeamos a esos personajes —de ficción o no— que aterrorizan nuestros paseos de vuelta a casa por las noches a horas absurdas. Sombras que parecen lo que no son, ruidos y chasquidos que invitan a nuestra imaginación a pensar en nuestro inminente fin, destellos que revelan formas grotescas en mitad de la oscuridad. La noche de Halloween es algo más —mucho más— que una simple excusa para disfrazarse, los que lo hagan, e ingerir cantidades obscenas de bebidas de contrastada insalubridad mientras bailamos al ritmo de supuestas tonadas oscuras y terroríficas —tolerancia cero con el Time Warp sonando sólo en Halloween, por favor— en algún garito de mala muerte decorado para la ocasión con toda la parafernalia de algún proveedor e importador de dudosa ética empresarial. ¿Acaso hay mejor forma de disfrutar de una noche de desenfreno alcohólico que hacerlo semi inconsciente, balbuceando, escuchando una y otra vez las mismas canciones? Sí, la hay.

Apoya tu copa y toma asiento porque el viaje que te proponemos con esta selección musical comienza de forma pausada pero terrorífica: Deaf Center. Cuando consigues adentrarte en los oscuros y fríos parajes de Thread será cuando estés listo para el siguiente paso: La tétrica y poderosa voz de la diva Diamanda Galás. Su voz que se adueña de la estancia, la luz se quiere esconder y las sombras comienzan a crecer a tu alrededor. Continúa la noche de voces enigmáticas y sonidos lúgubres con Salamandra de los canadienses Menace Ruine. Ya puedes sentir como una suerte de viscoso y denso líquido negro comienza a subir por tus extremidades inferiores sin que tú, pobre mortal, puedas hacer nada. Que no te engañe el desenfreno guitarrero de nuestro siguiente peldaño en esta propuesta sonora para la noche de Halloween; Sateen y su ocultismo stoner y protodoom te hace a retorcerte en tu asiento obligándote al final a levantarte. Observas aterrorizado como ese relativamente cómodo asiento que te había acogido durante los primeros compases de esta especial noche se convierte en una montaña de cenizas incandescentes al ritmo de Lieber Gott de los alemanes Umbra Et Imago. Es ahí cuando sientes el poder de la noche adueñándose de todos y cada uno de los músculos de tu cuerpo. En el momento exacto en el que aciertas a gritar ¡Viva el GOTH! aparece Nick Cave, sus Bad Seeds y Supernaturally. Te dejas llevar confundido por ese inquietante regusto southern goth del que tanto y tan bien escribe el señor Cave y decides que es el momento de comenzar a moverte de forma compulsiva por la habitación a oscuras.

Eufórico y pletórico tras la desgarrada voz de Nick Cave no te sorprende encontrarte cara a cara con el post punk de marcado carácter new wave de los valencianos Antiguo Régimen. La que antes era una estancia diáfana y oscura se convierte en una agobiante estructura de hormigón armado gris en la que no adivinas a ver ventana alguna. Ya no hay salida, dejas tu cuerpo a merced del espíritu siniestro de Soviet Soviet y olvidas cualquier esperanza de mantener la cordura y, sobre todo, la compostura. Ni que decir tiene que en cuento empieza a sonar la siguiente pieza seleccionada el desenfreno continúa como sólo puede continuar con The Mission y su Wasteland. Descubres horrorizado que las paredes se llenan de alguna sustancia negra que desde luego no te molestas en tocar. Oyes gritos, escuchas golpes en la pared, es Soap&Skin y su oda industrial Sugarbread. Una inquietante y poderosa maquinaria negra se empieza a apoderar de tu habitación: es Fasenuova y sus Soldados Del Futuro. Quieres escapar pero sabes que no puedes. Quieres salir pero no existe salida. Ni siquiera tras la revelación de Umberto eres capaz de encontrar esperanza más allá de la copa que mantienes a duras penas en la mano. Agotado y pletórico abrazas tu recién descubierto futuro y te lanzas de cabeza sobre Xiu Xiu y su perverso Stupid In The Dark. Sólo escuchas ruido de cuchillos, sólo ves sangre y al fondo, muy al fondo, una figura sombría con un sombrero Stetson destaca sobre una luz brillante. Michael Gira y sus Swans son el colofón a una noche mágica, una noche terrorífica. Feliz Halloween.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: