Mamiffer – Statu Nascendi (2014)

por Xabier Cortés

MamifferLa curiosidad, y el espíritu aventurero son características que definen a un músico o a cualquier otro agente implicado en la creación artística. Aventurero porque necesita explorar los límites del sonido para conseguir dominarlos y adaptarlos a su universo particular. Aventurero porque es capaz de exponerse a lo desconocido, a aquello que se esconde tras el gran telón negro que, desde la lejanía de nuestra posición no-artística, parece infranqueable. Una exploración cuyo principio se encuentra en el individuo, sin agentes externos que puedan desviar su foco del objetivo, sin elementos que puedan distraer su atención hacia otros aspectos narrativos alejados de su objeto primario. Sólo cuando dos o más individuos con esas mismas inquietudes coinciden, el nivel de aventura aumenta exponencialmente y es en ese instante cuando se crean obras de profundo e inquietante calado. Mamiffer explora los límites de la música a lo largo de este Statu Nascendi y nos prepara para lo que serán los próximos pasos en la aventura de este dúo estadounidense.

Mamiffer se puede considerar casi un proyecto monocefálico tras el que se encuentra Faith Coloccia y quien ha contado a lo largo de su carrera con innumerables colaboraciones. Colaboraciones en las que encontraremos a gente de Locrian y Circles entre otros. Coloccia, junto con el antiguo vocalista de Isis, Aaron Turner, elabora aquí un sencillo pero denso trabajo de atmósferas etéreas e inquietantes y que es capaz de tejerlos a través de una compleja maraña de sonidos entre el ambient, el drone y el cierto regusto postrock. Statu Nascendi se mueve con desparpajo y soltura por los límites del ambient —llega a verse seducido por los delirios oscuros del dark ambient, de eso no cabe duda— pero mantiene cierta aura onírica y etérea gracias a la extraordinaria labor de Faith en las voces. Voces que encuentras su réplica oscura en los densos y trabajados desarrollos de Aaron en la guitarra; estructuras sucias, granuladas e intensas que se enfrentan a la delicadeza chamánica de Faith en una batalla encarnizada pero perfectamente orquestada para hacerse con el control de los apenas cuarenta minutos que completan este trabajo. Statu Nascendi nace con un verdadero espíritu aventurero y según vamos avanzando entre sus paisajes helados y brumosos somos conscientes de la importancia de este disco: nos desvela pequeños giros y nos revela desarrollos del camino que ha tomado Mamiffer a la hora de desarrollar su (futuro) discurso. Encontramos un equilibrio perfecto entre los delirios ruidosos y la delicadeza de los punteos sencillos, los drones (casi) místicos fusionándose entre ellos de una manera natural y sin interrupciones, las distorsiones tratadas como un elemento más de la composición con su propia jerarquía e idiosincrasia. Todo ello perfectamente estructurado aquí para que nosotros, simples mortales, seamos capaces de desvelar todos sus secretos.

No resulta complicado adentrarse en los diferentes estratos que desarrollan Mamiffer en Statu Nascendi, claro que la aparente simplicidad de las composiciones del álbum choca frontalmente con la profundidad de sus raíces y con los inquietantes destellos de oscuridad honesta que, a modo de pinceladas, nos sumergen más y más en esta suerte de letargo lúcido al que nos vemos irremediablemente guiados por el particular sonido que han sabido crear Faith y Aaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: