Electro Vampires ‎– Behind The Eyes Of The Shadow (2012)

por Álvaro Mortem

Electro Vampires ‎– Behind The Eyes Of The ShadowNo está muerto aquello que yace eternamente. Aunque aludimos al concepto para hablar de primigenios y el absurdo de la existencia, también nos sirve para arrojar luz sobre la situación de la cultura en el mundo; no existe la muerte para las obras cuya relevancia ocurrió para las gentes o para las artes, para comprender su tiempo o para comprender a la humanidad, sino que yacen eternamente. Lo hacen incluso cuando, después de haber habitado el mundo, son olvidadas por su generación o las futuras descansando en bibliotecas y archivos esperando que las rescaten para comprender la importancia que siempre han contenido. La cultura no muere, porque sólo alcanza esa categoría lo que se impregna de algo de nuestra humanidad.

Dado que ha sufrido una notoria evolución a lo largo del tiempo, redefiniéndose en cada ocasión, pensar que lo gótico estaba muerto en vez de yaciendo era un absurdo. Las sombras que proyectan la luz de la humanidad, gran tema gótico por excelencia, no se disipan por más tiempo que pase. Sin embargo, si parecía que su última iteración, la subcultura gótica, era ya nada más que la antigua pesadilla de una madre demasiado preocupada por la excesiva cantidad de sombra de ojos de su primogénito: sin cambios, sin novedades, parecía descansar en paz perpetua después de treinta años negándose a volver al ataúd por el que suspiraban sus adeptos. Pero ningún final lo es último, porque siempre queda algo por narrar. Electro Vampires rescatan el sonido gótico, con una producción muy clásica, para hacernos sentir los mismos escalofríos en la parte baja de la espalda —o allá donde guardemos un murciélago, que muchos dirán que es en el corazón— que cuando escuchamos por primera vez a Bauhaus o Joy Division. Nombres no sólo paradigmáticos de un género, sino también imprescindibles para entender la propuesta de estos griegos vintage.

Aires Bauhaus para una propuesta de post-punk clásico. Su sonido podría ser el de cualquier grupo menor de los 80’s, que no por menor carente de interés, de no ser por los evidentes aires contemporáneos que les envuelven: los destellos à la Rammstein se integran a la perfección dentro del conjunto, dotándole de una sensibilidad más apropiada para nuestros tiempos. Resucitan el género sin hacerlo, viajan en el tiempo llevando desde el presente su bagaje, lo cual produce una extraña distorsión dentro de su sonido: suenan como un grupo clásico de gothic rock, pero no lo son. No porque temporal o geográficamente les corresponda otra etiqueta, sino porque su identidad trasciende tal categoría. Nadie puede habitar el tiempo pasado, e incluso lo que yace eternamente es porque nadie puede habitar el tiempo. Aquello que no muere es porque evoluciona y cambia para adaptarse a los tiempos. Porque Behind The Eyes Of The Shadow se traviste de gothic rock clásico y ni lo es ni debería aspirar a serlo: más allá de la curiosidad, es más interesante cuanto más hace evolucionar al género. Lo demás, como de costumbre, es nostalgia mal asimilada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: