Oyaarss – Zemdega (2014)

por Xabier Cortés

Oyaarss¿Será capaz el ser humano de librarse de ese miedo arcaico y caduco a la tecnología? Sufrimos un bombardeo constante de mensajes apocalípticos por parte de los medios y, sobre todo, de la industria hollywoodiense. «Las máquinas no saben amar» gritan al borde del colapso mental. «La tecnología nos hace menos humanos» se apresuran a afirmar nerviosos ante cualquier muestra que nos sirva a los humanos para mejorar nuestras cualidades, nuestra calidad de vida o la forma con la que interactuamos con nuestro entorno. No se trata de esperar a que la evolución se desarrolle con su natural normalidad, hablamos de explotar el conocimiento acumulado para desarrollar un camino paralelo que nos permita explorar más lejos. Por supuesto la música no se mantiene al margen de este eterno debate: algunos se empeñan en dejar que la evolución siga su lento devenir, esperando a que llegue ese momento «especial». Otros sin embargo, buscan, retuercen y exprimen las posibilidades de la tecnología para encontrar ese camino paralelo, para buscar esa nueva vía inexplorada y desconocida; sin miedo, sin complejos, sin temor a lo desconocido. Zemdega, de Oyaarss, busca y explota su propio camino porque sólo así se evoluciona, sólo así se avanza.

Oyaarss muestra una cantidad abrumadora —para bien— de elementos frente a nosotros: el principal y más importante es toda una declaración de principios —en forma de torpedo nuclear dirigido a los pilares que los soportan— ante aquellos que aun hoy, en pleno 2014 agonizante, defienden que la electrónica no entiende de emociones, que no es capaz de conseguir la complejidad emocional del rock. Zemdega encuentra en el equilibrio entre los ornamentos ambientales y la intensidad de la caja de ritmos un nuevo lenguaje que explora sin piedad a lo largo de las diez composiciones que completan el álbum. Entre el glitch y el piano; entre el IDM y el ambient más evocador, Oyaarss se desenvuelve de forma magistral en estos elementos; genera capas, abstracciones, fracturas en el sonido y proyecciones creando un lenguaje que rápidamente asumimos como propio y único de este compositor lituano. Un lenguaje que se va revelando poco a poco a medida que vamos avanzando y profundizando en el disco, un código que se sabe único y se expone con cuentagotas a medida que nuestro cuerpo se fusiona con él. Cada beat, cada glitch, cada golpe de bajo, cada voz rota y lejana y cada pasaje al piano empezará a formar parte de nuestra anatomía clavando sus metálicas fijaciones en nuestra piel hasta alcanzar el sistema nervioso y, una vez allí, soltar toda su descarga sonora.

Una vez hayamos escapado del laberinto sonoro propuesto por Oyaarss en este Zemdega sólo nos quedará una tarea pendiente: abrazar nuestra nueva forma recién descubierta, dejar de mirar atrás y centrarnos solamente en el horizonte, sólo así conseguiremos desarrollar todo nuestro recién revelado potencial y así terminar de completarnos. Porque de esta manera, estaremos seguros de que el camino que hemos decidido tomar, de que la (r)evolución iniciada es la única salida. La revolución será el futuro o no será. El futuro será cyberpunk o no será.

Anuncios

One Comment to “Oyaarss – Zemdega (2014)”

  1. Una propuesta interesante.
    Aunque yo creo la tecnologia es aquella caracteristica evolutiva que diferencia a los humanos y debe ser desarollada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: