Dead Rabbits – Time Is Your Only Enemy (2014)

por Xabier Cortés

Dead-RabitsEl carácter revival que se esconde tras alguno de los movimientos musicales que más y mejores resultados nos están dejando en los últimos años todavía es capaz de pesar como una losa para cierto sector del público que ve este ejercicio de recuperación como una herramienta más propia de músicos mediocres  —cuando no vagos— que de verdaderos artistas que son capaces de crear nuevos y excitantes universos explorando caminos musicales hasta ahora desconocidos. El verdadero mérito del revival no es desde luego, y aquí coincidiremos de pleno con esas voces críticas, limitarse a repetir esos sonidos para elaborar los mismos discursos de hace unos años; el verdadero sentido de este movimiento de rescate es saber hacer suyos sonidos ya explotados para adaptarlos a una narrativa nueva propia del siglo XXI. Es ahí cuando nos encontramos con el sentido del revival. Dead Rabbits no sólo es capaz de explorar los preceptos del shoegaze para desarrollar su sonido en Time Is Your Only Enemy, también es capaz de tomar prestados elementos de la psicodelia y de esa colección de géneros terminados en wave para terminar de completar su sonido con evidente espíritu revitalista pero totalmente contemporáneo.

Dead Rabbits no esconde sus referencias: no nos constará ningún esfuerzo identificar ese espíritu denso y melancólico de las guitarras propias del shoegaze á la My Bloody Valentine, tampoco debería costarnos mucho tiempo encontrarnos de bruces con ese sonido lisérgico y etéreo propio de los ramalazos psicodélicos setenteros y desde luego no debería extrañarnos reconocer ciertos giros y estructuras propias de ese darkwave que bebe directamente de las guitarras que Robin Guthrie reestructurara para Cocteau Twins. Aún con todas estas poderosas referencias no sería de extrañar que este proyecto británico hubiera optado por limitarse a repetir los sonidos ya explorados y visitar lugares comunes para moldear una trayectoria más o menos pasable. Pero no. No porque Dead Rabbits es capaz de hacer suyos esos sonidos tan característicos de finales de la década de los ochenta. Los explora y los explota a su manera, mezclándolos y retorciéndolos a su antojo o, mejor dicho, siguiendo las directrices que marca su bien meditado discurso. Utilizando los muros de sonido propios del shoegaze —o debería decir Kevin Shields— como elemento que dna uniformidad y coherencia al álbum, se van desgranando  las composiciones, nueve en total, de este Time Is Your Only Enemy cada una con su propia personalidad —en algunas se exploran pasajes más etéreos como en I Don’t Care Where You Are, en otras irrumpe una psicodelia onírica como en Should’ve Known Better— pero sin perder en ningún momento el rumbo general del disco.

El acierto de Dead Rabbits a la hora de saber desarrollar un sonido de sonidos es algo que debería ser razón más que suficiente para empezar a darle vueltas a este disco de una manera obsesiva hasta deshacer la aguja de nuestros equipos pero además, Time Is Your Only Enemy nos irá descubriendo sus secretos —y créanme, son unos cuantos escondidos en lugares aquí y allá— según vayamos entrando más y más en este equilibrado universo entre rock, shoegaze y psicodelia que esta banda de Southampton ha sabido crear.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: