Babylon Whores – Cold Heaven (1997)

por Álvaro Mortem

Babylon Whores - Cold Heaven (1997)Finlandia, como cabeza cultural de los países nórdicos en el ámbito musical, ha sido siempre un lugar pródigo para el pop entendido desde sus vertientes más oscuras. Aunque su estilo siempre se ha regido por una querencia inusitada por los géneros más duros llevados hasta un campo de experimentación menos severo, desde el garage con tintes sentimentales hasta el metal de aires góticos, los países nórdicos cultivaron durante gran parte de los 00’s el imaginario estética de una generación de pequeños hijos de las tinieblas. Culturalmente, desde hace veinte años los países nórdicos son la tierra de las sombras domadas.

Aunque el mestizaje de géneros sea moneda de cambio corriente en nuestro tiempo, a finales de los 90’s era un hecho excepcional. Babylon Whores no tenían referentes en los cuales mirarse. O mas al contrario, tenían muchos: el deathrock à la Christian Death, el horror punk de Misfits y un sonido metálico genérico se fusionan en Cold Heaven para dar lugar a un disco violento, contundente, con más proximidad estilística con Nirvana que con cualquier grupo gótico de la época. Salvo ellos mismos. La combinación, lejos de pastiches o mezclas indigestas, se nos presenta como una sólida solución para un género sin continuidad ni existencia anterior en un país cuyos referentes musicales se habían mostrado perpetuamente alejados del género. Bebiendo de todas partes reinventan el género gótico, siendo tan siniestros como cualquier grupo de post-punk inglés de los 80’s, creando un sonido personal del cual después beberían con fruición, con más énfasis hacia formas más suaves del mismo, otros grupos cercanos.

Si es difícil pensar el rock finlandés sin HIM, se torna imposible sin Babylon Whores. Aunque su estilo crudo, rayano con el grunge en sus mejores momentos, no ha tenido una continuidad evidente ni siquiera más allá de Cold Heaven —ya que sus discos posteriores evolucionaran en otras direcciones, no por ello menos sugestivas—, su peso resulta evidente cuando pensamos globalmente su impacto; entre el estilo sentimental de HIM y la brutalidad controlada de Babylon Whores fueron encontrando acomodo, sin demasiado problemas, el resto de grupos de su ola. Negative, Poisonblack, los The 69 Eyes de finales de los 90’s. Grupos que beben de las mismas fuentes, pero que se sienten de algún modo mediadas por los decanos de un género que no hizo más que convertir un batiburrillo de géneros y aspiraciones de los últimos quince años anglosajones para crear algo puramente nórdico. Y, aunque sólo fuera por ello, Cold Heaven ya sería un trabajo brillante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s