Blue Foundation – Life of a Ghost (2007)

por Álvaro Mortem

Blue Foundation - Life of a Ghost (2007)Hacer pop no significa hacer lo que la gente quiere escuchar. Ser popular debería significar ser como las narraciones antiguas, los cuentos y los mitos, adquirir una preponderancia con el tiempo a través de la reproducción constante de esas piezas porque las sentimos cercanas, porque son capaces de explicar aquello de nosotros mismos que no podemos expresar con palabras; desde el mismo instante que la música pretende apropiarse del gusto al instante, el arte sólo puede concebirse como agresión. Agresión de la existencia plena, porque prohíbe de antemano la posibilidad de crecimiento del individuo. La música popular no debería ser aquella hecha con plantilla y un departamento de marketing detrás, sino aquella que consigue llegar hasta lo más profundo de nosotros porque se va edificando con el tiempo como inherente a nuestras vidas.

Life of a Ghost funciona como fantasmagoría de la carrera de Blue Foundation, más por perfección inamovible —por tanto, fantasmal: ya no cabe evolución o cambio sin devenir otra cosa— que por ser su último trabajo antes de un parón creativo de media década. Su encantador dream pop, más pop que dream, se conjuga a través de una lógica trip-hop que dota al conjunto de un halo mágico, como de cuento de hadas. Cuento de hadas para adultos que no han olvidado la infancia. En ese sentido, Blue Foundation superaron todas las expectativas que pudieran haberse puesto en ellos: los arreglos electrónicos a veces rozan los experimental, pero la melodía sobrevuela siempre clara entre sus formas más adustas. Nunca se deja llevar demasiado lejos, nunca se deja arrastrar más allá de un sonido sencillo, de un arrullo agradable sobre el cual dejarse flotar. No buscan en ningún momento dar un puñetazo sobre la mesa, abrir nuevas vías de experimentación, sino encontrar el sonido perfecto de un pop de mundo de fantasía.

Escuchando Life of a Ghost nos encontramos flotando por el tiempo, atravesando veloces los recuerdos de un pasado que nunca existió como si fuera nuestro. Tómese como ejemplo Hero Across The Sky. El bajo se nos antoja el sonido del motor mantenido constante sobre el aire cortante de las guitarras, el cielo electrónico que nos rodea, mientras la lluvia de las baterías nos azota la cara de forma constante. El trabajo es todo uno en fondo y forma. Estamos ante un viaje hacia un mundo nuevo, la electrónica usada como un instrumento más y el pop como portal hacia una dimensión de sueños desconocidos, entreabriendo así las puertas que después otros grupos han podido cruzar con mayor triunfalismo en nuestro tiempo. Tiempo impensable sin los esfuerzos de lo que ya se predecía como fantasma, que vive su existencia como tal, pero que nunca olvidamos para que pueda pasar al otro lado. Porque fantasma es aquel al que nunca se termina de olvidar y tiene que aparecerse, no aquel a quien dejaron cumplir en vida todo su potencial. Y con Life of a Ghost todavía no estamos ni cerca de dejarlo crecer hasta su auténtico potencial en nuestras cabezas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: