Björk – Vulnicura (2015)

por Álvaro Mortem

Björk - Vulnicura (2015)Hablar desde el yo implica dejar caer nuestros órganos lacerados sobre los versos. Hacer arte significa poner la existencia en juego, impregnar de nuestra sangre la tinta con la que escribimos, para tratar de recrear lo que supone la vida a través de la ficción; carecería de sentido intentar desconectar de nosotros mismos para crear, ya que creamos sobre los cimientos de lo que somos. De lo que nos han hecho. La alquimia del arte es saber mezclar parte del yo, de aquello que nos define y enferma, con la distancia mediadora de la poética, de lo que se dice sin decir, para crear la verdad de la ficción. el arte debe hablar sobre lo que habita en nuestro corazón, pero de tal modo que hable también de lo que habita en el corazón de los otros.

Existen eventos que nos marcan de forma profunda, que necesitamos expresar incluso cuando sabemos que no servirá para exorcizar nada. Necesitamos ser sinceros con nosotros mismos. Escuchar Vulnicura es adentrarse en el corazón sangrante de Björk, dejarse arrastrar desde la negación hasta el vacío pasando por la desesperación y el abismo que dejaron allí plantados los actos de Matthew Barney. No por su ruptura, sino por su negativa de intentar poner en común sus sentimientos. Abrir con Stonemiller, que transcurre en los meses anteriores a la ruptura —donde en lo musical está más próxima de Homogenic, su trabajo donde celebra el amor con mayor contundencia—, demuestra que no intenta culparle por la ruptura, sino por negarse a comprender lo que ella sentía: A juxtapositioning fate / Find our mutual coordinate —dice Björk. Él no intento comprender sus sentimientos o, en el peor de los casos, creía estar haciéndolo cuando estaba imponiéndole un destino en el cual nunca busco intentar coordinar lo que ambos sentían, nunca intentó arreglar lo que pudo ir mal en la relación. Ella no expone su corazón por la ruptura, sino porque él se escondiera detrás de la inacción del silencio.

Esa es la base de Vulnicura, ese es el sentido de su trabajo. A través de metáforas desnudas, trabajadas de tal forma que se antojan sencillas cuando esconden más de lo que dicen —ya que nada tienen de literales, por más que algunos críticos quieran ver lo contrario—, va desarrollando su vida en el vacío en tono poético, narrando cómo la existencia, como él, le ha pasado por encima ignorando sus sentimientos. No ha podido hacer nada por evitarlo porque no se le ha concedido la oportunidad de actuar siquiera. No es un ajuste de cuentas como no es una vuelta al pasado, por eso su estilo tiene los dejes clásicos de Björk con un nuevo sonido: más contemporáneo, más inaccesible al hacerse accesible, pero, en esencia, Björk.

No es casual que concluya con Quicksand, un exceso breakbeat à la Björk, porque when we’re broken we are whole / and when we’re whole we’re broken. Aunque nada podrá curar jamás la herida que no ha dejado de sangrar, tampoco puede quedarse quieta. Tampoco puede aferrarse al pasado. Él se equivocó, pero ella no será como él: seguirá adelante, no ignorará ni sus sentimientos ni su arte. Eso es Vulnicura, eso significa su corazón desgarrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: