Toroidh – Etos (2000-2014)

por Xabier Cortés

Toroidh_EtosQue Henrik Nordvargr Björkk es una de las figuras más representativas de la escena postindustrial desde finales de los ochenta es algo que ya debería formar parte del vocabulario y el imaginario de todos aquellos que encontramos en los sonidos afilados del noise, el industrial, el power electronics, el drone y el dark ambient, una colección de expresiones artísticas que van más allá de la música. Con sus innumerables proyectos y desde la seguridad de los aclamados MZ.412, Nordvargr ha demostrado siempre una capacidad abrumadora para exprimir los sonidos más oscuros y diseñar un discurso en el que las sombras del ser humano son las protagonistas absolutas. Dentro de su afán por explorar estos terrenos, polémicos muchas veces y siempre interesantes para la causa artística, encontramos en Toroidh su proyecto más épico y uno de los más sugerentes. Un trabajo en el utiliza como vehículo de expresión las formas propias del marcial industrial de corte más pomposo pero siempre manteniendo esa escrupulosa afinidad por la exploración de los sonidos más oscuros y claustrofóbicos. Celebrando la disolución del proyecto, Toroidh ha decidido recopilar todo el material editado desde el año 2000 en Etos (2000-2014); una fotografía certera que asienta y hace firmes los cimientos de todo el movimiento marcial industrial.

Lo que en Nordvargr y MZ.412 se traducía en brumosas atmósferas de oscuridad supina, se convierten en Toroidh en desolados pasajes: sirve de crónica de uno de los periodos más oscuros de la Humanidad amén de reflejar de un modo quirúrgico ese sentimiento de desesperanza que era denominador común de la Europa de aquellos años. Nordvargr juega y retuerce con la capacidad que sólo él parece conocer los sonidos oscuros y los drones tensos y dramáticos que sirven de apoyo para el resto de elementos que se despliegan. Sorprende, para bien, la interrupción de unas guitarras acústicas que no hacen sino reforzar ese carácter folkie que evoca a la vieja Europa, esa Europa atravesada por la violencia, así nos lo hace saber en Testament I, del álbum del mismo nombre; seremos capaces de captar todos los matices que registra esa lánguida guitarra a la vez que servirá de apoyo para el speech que acompaña la composición a modo de spoken word. Encontramos también guiños que señalan directamente al periodo que hace referencia todo el trabajo de Toroidh: las fanfarrias interrumpen el discurso con su virulencia habitual y contribuyen a redondear esa querencia por reflejar los oscuros vericuetos sociales, políticos y militares de la época. Toroidh se sirve de nuestro imaginario colectivo para lanzar certeros golpes a la línea de flotación de nuestra sociedad occidental porque, y así es como lo recoge en su trilogía «European Trilogy»; aquellos que no recuerdan su pasado están condenados a repetirlo. Desde luego que no embadurna ni emborrona su discurso con un afán revisionista o parcial: Toroidh refleja el sufrimiento y la desesperanza, no pierde el tiempo intentando justificar los actos y motivaciones de nadie.

Ser conscientes de que un proyecto de la envergadura y la ambición de Toroidh se termina siempre resulta cuanto menos traumático. Cuando Nordvargr decide dar por finalizado este trabajo es porque efectivamente, ha terminado. Ha cumplido con sus objetivos, ha servido de crónica de un periodo tan turbulento como rico en detalles y matices y, sobre todo, oscuridad. Toroidh ya ha cumplido su misión y como tal se retira a disfrutar de su merecido descanso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: