Especia – Primera (2015)

por Álvaro Mortem

Especia - Primera (2015)Aunque parezca lo contrario, la contradicción no pasa de ser un problema menor en nuestras vidas. Lo que entendemos como contradicciones, normalmente, acaban por ser relaciones causales o, en el peor de los casos, convenciones culturales: se puede «arder mojado», por más que el fuego y el agua no puedan juntarse —como, por otra parte, podría constatar cualquiera con tendencia a salir de casa sin paraguas en días nublados—, del mismo que puede existir «la luz en la oscuridad», ya que la existencia de luz no anula la oscuridad. La contradicción es la incompatibilidad entre dos o más proposiciones. Podemos afirmar que algo es «oscuro y luminoso», pero no que «es oscuro y no es oscuro». He incluso así, cabría matizar hasta que punto es contradictorio dado su contexto.

Contexto es una palabra importante para hablar de Primera, el primer EP de Especia. Después del solvente éxito de su primer trabajo, GUSTO, cualquier movimiento se antoja más peligroso de lo que es: los trabajos breves suelen escucharlo sólo los fans, los cuales suelen ser indulgentes con respecto de su calidad. Son un interesante campo de pruebas, ya que las consecuencias por experimentar con algo diferentes son mínimas. En ese sentido, Primera nos confirma todo aquello que ya sabemos desde su debut, que resucitan una estética 80’s que nunca ha existido, haciéndolo desde una perspectiva completamente diferente, ya que atraviesan desde su estilo otros referentes diferentes. Diferentes, más Daft Punk. Todo el trabajo es más tranquilo, más contemplativo, recreándose en una electrónica sencilla de ecos franceses, con toques próximos al disco, que continúa de una forma coherente, aunque peculiar, lo prometido en su anterior disco.

Los referentes occidentales están claros, pero el gusto nipón rara vez se queda en la réplica occidental. Los dejes à la Shiina Ringo, especialmente en su estilo cercano al jazz que recuerda a sus trabajos en Tokyo Jihen, se articulan en un j-pop más clásico, aunque más contemporáneo. No hay aquí contradicción alguna. Su linea de trabajo es más ortodoxa, lo cual hace su sonido más clásico —porque es más reconocible no sólo para el canon japonés, sino también para el occidental— y más contemporáneo —porque sus referentes son más inmediatos, menos archivísticos— al mismo tiempo. No renuncian a la experimentación, sino que prueban a hacer el más difícil todavía: seguir explorando su personalidad, en sus aparentes contradicciones, para explotar los límites de su discurso. O lo que es lo mismo. seguir siendo imprescindibles incluso allá donde se podían permitir no tener que demostrar nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: