Scooter – Under the Radar Over the Top (2009)

por Álvaro Mortem

Scooter - Under the Radar Over the Top (2009)Aunque el juicio es conditio sine qua non de la razón —ya que sin juicio no hay conocimiento posible, con todo lo que ello conlleva—, obviamos con facilidad su necesidad para la existencia escudándonos en el saber que transmiten los prejuicios. En ese sentido, el eclecticismo es un arma poderosa para luchar contra los prejuicios. Aquel que sabe moverse fuera de campo, que es capaz de convertir la rara avis en su forma vital, no puede ser nunca juzgado a priori porque es imposible conocer hacia donde dirigirá sus pasos; obliga, a través de su propio devenir, la institución de un juicio crítico. Y con ello, nos acerca hacia la verdad.

Con Under the Radar Over the Top encontramos unos Scooter autoconscientes, sin disposición de hacer presos, en un ejercicio metatextual tan sencillo como efectivo. Desde su portada, realizada en la base de la NSA situada en la colina Teufelsberg en Berlín, hasta su intro, llamada Stealth, nos encontramos un juego común: situarse como una fuerza musical imponderable. Under the radar, porque la crítica especializada nunca les ha tomado en serio; over the top, porque cada uno de sus trabajos es éxito de ventas en toda Europa. La (meta)soberbia está más que justificada. Tanto más cuando los dos singles del disco, J’adore Hardcore y Ti Sento, son, actualmente, dos de los temas más logrados y con mayor presencia en el repertorio del grupo alemán abrazando un estilo hardstyle coreable, sencillo y con el que es difícil no venirse arriba.

Eclecticismo, decíamos. Detrás de los singles comerciales que pueden venderse con facilidad, los trabajos de Scooter suelen esconder piezas de electrónica bien temperada que merecen ser escuchadas con atención. Under the Radar Over the Top no es la excepción. Por un lado tenemos The Sound Above My Hair donde, entrecruzando el hardstyle con el eurotrance, consiguen un perfecto tema para la pista de baile muy agresivo, que no desentona para nada con el conjunto de clásicos del grupo, pero que funciona por sí mismo. Aunque aquí hemos venido para hablar de algo mucho más imprevisible. Con Second Skins, una versión de The Chameleons en clase synthpop, logran acercarse a un sonido à la Depeche Mode más vivaz, convirtiendo un clásico subterráneo del post-punk en un tema contemporáneo y, sí, tremendamente coreable.

Bajo el radar, sobre la superficie. Scooter, una vez más, nos demuestran estar encantados de abofetearnos con nuestros propios prejuicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: