Christian Death – Only Theatre of Pain (1982)

por Álvaro Mortem

Christian Death - Only Theatre of Pain (1982)Lo sagrado parece haberse perdido en nuestra comprensión del mundo. Vivimos vidas seculares, recreándonos abiertamente en nuestro materialismo —tanto en lo filosófico como en lo mundano, ya que en nuestro renunciar a las creencias no-tangibles también hemos abrazada la fetichización de la mercancía—, lo cual nos impide conectar con aspectos más profundos, más misteriosos, de la experiencia humana. No concebimos lo sagrado porque estamos desconectados de nuestra existencia. Alienados, ignorando nuestro peso en el mundo, nos conformamos con logros inanes que impliquen una mejora inmediata de nuestras condiciones de vida: más dinero, más sexo, más objetos. Estamos enfangados en la nada, clamando por acumular más nada todavía.

Pensar en Rozz Williams es pensar en lo sagrado, en la posibilidad de un materialismo místico. En Christian Death no sólo logró abandonar los lugares comunes propios de la música gótica —comunes sólo diez años después, aunque ya entonces él prefería hablar del sexo como depredación antes que de mitos vampíricos descafeinados—, sino también por el modo en que lo hace. En Only Theatre of Pain parten de los mitos cristianos para, a través de un sublime ejercicio de ironía, hilvanar una narración de carácter sagrado donde la base de la existencia es la experiencia material del extatismo. EL dolor como puerta de entrada a la iluminación. Entre ironías sangrantes deconstruye la mística cristiana para convertirla en un ejercicio que desprecia (como cristiano) y abraza (como materialista-gótico) en un ejercicio catártico de expresión mística.

En lo musical, no es nada menos que la expresión de esa catarsis. Williams suena siempre al borde del orgasmo, cantando obscenidades o crueldades por igual, mientras la música se va presentando voluptuosa como una fiesta oscura; aunque también tiene momentos para zarabandas e iluminaciones, el grueso está más cerca del carnaval, del paganismo, que de la misa, la institucionalización: no cabe espacio alguno para la verticalidad de un dios canalizando su visión del mundo a través de un elegido, Williams es la voz del pueblo emanando desde sí mismo. No hay distancia, no hay separación. Only Theatre of Pain es la cristalización de un dolor universal, no la perspectiva mesiánica de su exterminio, que celebra, como si se tratara de un juego, recreándose en él. Dolor que acepta como constitutivo de la existencia; no como algo por lo cual lamentarse, sino como algo a celebrar.

Mística del dolor, materialismo sagrado, religión de la existencia. Aceptar aquello que tenemos de oscuro como constitutivo de lo que somos, hacer de la inversión del cristianismo un modo de vida irónico que nunca se termina de saber si va en serio o en broma. Porque Rozz Williams era siempre irónico, pero hablaba muy en serio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: