Zakk Wylde – Book Of Shadows (1996)

por Álvaro Mortem

Zakk Wylde - Book Of Shadows (1996)Es lógico desear revolucionar la historia en la que uno mismo se circunscribe. Aquellos involucrados en el imaginario del rock intentan siempre ya no sólo destacar, sino inventar algo completamente nuevo dentro del mismo; es tan extenso e inabarcable como género que, al final, cualquier aportación puede ser la próxima revolución del mismo. ¿Qué ocurre entonces cuando esa intención no se dirige hacia adelante, hacia la expansión, sino hacia atrás, hacia la (re)contextualización? Que nos encontramos con un creador de mitos. Alguien con un conocimiento enciclopédico que decide cruzar diferentes subgéneros, ponerlos juntos y darles una historia en común que sólo puede explicarse desde su grado cero de similitud: el artista que los ha aglutinado. La clase de artista que es un verdadero héroe de su gremio.

Es lógico, si es que no necesario, afirmar que Zakk Wylde fue uno de los adalides más importantes del metal durante los 90’s. Su sonido, denso y oscuro incluso para los cánones del género, le han hecho uno de los guitarristas más interesantes de su campo, sabiendo combinar su virtuosismo incontestable con un salvajismo siempre bien recibido. Que Wylde abrazara el southern rock, género congénito a su estilo, fue más una profecía autocumplida que una auténtica sorpresa. ¿Y qué podemos esperar de Book of Shadows? Shoutern rock tamizado por la época made in Wylde. Tenemos guitarras pesadas, banjos alocados, bajos sólidos formando impenetrables murallas de distorsión y sutiles toques órgano; por supuesto, también la rasposa voz de Wylde destripando motivos clásicos del rock uno tras otro en un estilo más suave, casi dulce, a lo que normalmente nos tiene acostumbrados.

Es hillbilly, montañés, como el abuelo díscolo vivió gran parte de su vida de gira y pelear de bar para volver finalmente al redil. No faltan canciones sobre la vuelta a casa, sobre los amores perdidos, sobre vender el alma al diablo; es un trabajo de bluesman, una obra conceptual en la cual lograr lo imposible: reunir bajo el mismo techo tres tradiciones irreconciliables: el southern rock, el metal y el rock clásico. Ninguna de ellas desentona en su trabajo. Burlando a la muerte, vendiendo el alma y avituallándose de distorsiones, Wylde construye un relato épico que trasciende los (sub)géneros para convertirse en una pieza mítica, en un pedazo de rock puro, que sólo puede comprender como un gesto de amor por un género poliédrico, complejo e inabarcable. Esa clase de trabajos que pueden pasar desapercibidos para la mayoría, pero sobre los que cualquier artista debería volver una y otra vez de forma obsesiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: