bvdub – A History Of Distance (2014)

por Xabier Cortés

231Cuando un artista se propone explorar los brumosos paisajes del ambient también lo hace con el firme espíritu de encontrar un lugar —sonoro y, por qué no, físico— en el que, ojalá, llegue a ser capaz de encontrarse frente a frente con el oyente/receptor de su obra para así saberse ésta completa. Como forma de expresión, como arte en definitiva, entendemos que la música —el ambient en este caso concreto que hoy nos ocupa— no debería prestar demasiada atención, por no decir ninguna, a los caprichos de sus receptores: el arte expresa al artista, no es comunicación. ¿Cómo podemos entonces salvar esta problemática en cuanto arte/expresión y receptor? Si bien es cierto que una obra sonora —ampliamos deliberadamente el campo a más allá de la música pero siempre dentro del sonido— no necesita reflejarse en alguien (su receptor) para saberse completa, será labor de éste encontrar un lugar en el que se encuentre cara a cara con los inquietudes y el particular universo creado por el artista para saber que ha sabido exprimir esa obra hasta sus últimas consecuencias y, en definitiva, que esa propuesta artística ha cumplido su misión. A History Of Distance, de bvdub, nos propone explorar los siempre interesantes sonidos del ambient de corte espectral y onírico exprimiendo los sonidos hasta construir su particular universo.

Brock Van Wey se mueve en los terrenos de la electrónica mínima sin dejar de lado matices funk y soul en sus composiciones. La sofisticación llega y choca frontalmente con la facilidad con la que Van Wey construye ese complicado esquema que sostiene las cuatro composiciones que dan forma al álbum. Un entramado en la que los drones oníricos soportan gran parte de la carga mientras que las voces con ese aire fantasmagórico y etéreo que desprenden nos van guiando a lo largo de los brumosos y densos paisajes que A History Of Distance va tejiendo a nuestro alrededor. Encontramos la suficiente carga dramática en el álbum para caer irremediablemente en su sencilla cadencia pero, a la vez, Van Wey consigue tales niveles de presión sonora —a base de generar capas y sonidos envolventes— que sabremos que nos estamos enfrentando a una obra de aparente sencillez pero de profundo poso y calado a la que deberemos prestar toda nuestra atención para descifrar todos los guiños, glitches y secretos que ahí esconde. Hablar de la distancia desde la solidez de una niebla espesa e infinita; cantarle a la distancia cuando sabemos que una vez entramos en A History Of Distance todo se detiene y nada importa aparte de los sofisticados parajes sonoros que ha creado Van Wey; girarnos hacia la nostalgia para saber que ese recuerdo es eso, un recuerdo y que jamás volverá. La capacidad de este álbum —y su secreto, en realidad— reside en la facilidad con la que lo hacemos nuestro. La distancia se mide en drones infinitos, atmósferas etéreas y electrónica sofisticada.

Brock Van Wey encuentra el equilibrio entre el done, la electrónica avanzada y sus pequeñas concesiones al soul para construir en A History Of Distance una obra compleja en la que es capaz de atraparte en su propio vórtice melancólico/onírico hasta que, finalmente, seas capaz de encontrarte cara a cara en ese terreno inexplorado con el fiel reflejo de la distancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: