65daysofstatic – We Were Exploding Anyway (2010)

por Álvaro Mortem

65daysofstatic - We Were Exploding Anyway (2010)La música, en tanto realidad endógena de un mundo habitado por entidades animadas, tiene cierta querencia por la explosión, el estallido, la espontaneidad; su representación súbita en el mundo, la violencia como acto musical puro, es parte indisoluble de sí misma. No es posible construir un escenario sin sonido. Por eso estamos expuestos de forma constante al ruido, pero también a la música o cualquier otra forma organizada de sonidos: incluso aunque no queramos, nuestra capacidad de percibir el mundo varía según las intrusiones que quiera hacer el sonido en cada momento. No existe invitación posible para la música, sólo la posibilidad de vernos arrollados por ella.

We Were Exploding Anyway arrolla, pasa por encima de nuestras expectativas o de nuestras convenciones. Siendo aquí el salto definitivo a la electrónica por parte de 65daysofstatic, lo que más sorprende es su refinamiento formal: pianos preciosistas, ligeros toques glitch, guitarras de corte matemático, escenarios representados en plena aceleración. Es la realidad representada a través de la asepsia pura, una película creada a través del sonido. Todo lo que contiene el trabajo suena acelerado, extraño, como la deconstrucción de la realidad en planos perfectamente elegidos para representar exclusivamente aquello que deseamos narrar; no existe una continuidad con altibajos, transiciones o momentos de calma, sólo existe la constante sensación de estar a punto de estallar. Incluso cuando alcanza el punto de explosión. Es un eterno estallido, un choque perpetuo contra los límites de la representación.

Pese a todo, resulta cálido. Está perfectamente ordenado, no permite que respiremos en su presencia, pero sus progresiones perfectamente regulares crean suficiente espacio al caos como para que podamos sentirnos cómodos escuchándolo; cada implosión —porque se repliega sobre sí mismo, nunca alcanza el punto cero en el cual se convierte en otra cosa— nos sitúa en el lugar exacto donde nos quieren, como si pudieran geometrizar nuestras sensaciones para después traducirlas en una lógica musical constante.

We Were Exploding Anyway sólo supuso un paso adelante lógico en la carrera de 65daysofstatic. Todo suena correcto, perfecto, matemático, pero al mismo tiempo logra armonizar de forma profunda con todo aquello que tenemos de humano; como si Spinoza tuviera razón, como si pudiéramos reducir todo lo que somos en ecuaciones. Pone en común los opuestos, armonizándolos entre sí: es suave y violento, emocional e intelectual, sentimental y matemático, post-rock y electrónica. Es una geometría de los sentimientos en la misma medida que un sentimentalismo de la geometría. We Were Exploding Anyway no pide permiso, no pide por favor que le permitamos emocionarnos, sino que crea la ecuación perfecta para llevarnos hasta el lugar exacto donde ocurre la magia alquímica que llamamos «emoción sin melodrama». Pura fascinación cinematográfica a través de una concatenación interrumpida de explosiones sonoras.

Hibridan en común el estilo en la sustancia misma de la violencia, rebautizando el antiguo dicho cyberpunk: el estilo es la sustancia. Lo que los grandes artistas llevan haciendo siglos, aunque a veces parezca que lo hemos olvidado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: