Karjalan Sissit – …Want You Dead (2015)

por Xabier Cortés

Karjalan Sissit_Want You DeadDescolgarse con un discurso crítico sobre la sociedad occidental es uno de los pilares sobre los que se sostiene el movimiento industrial. Denuncia la decadencia y el descrédito que ha ido acumulando nuestra sociedad, denuncia que se celebra a través de los sonidos afilados e hirientes, se apropia de elementos cotidianos para hacernos ver esta deriva hacia el abismo en la que estamos, queramos o no, esclavizados. No es casualidad que los sonidos que asimilamos como propios de este movimiento resulten retorcidos, cortantes, secos; a nadie le gusta que le explote en la cara todos los errores del entorno del que forma parte. Tampoco es casualidad que el industrial adopte formas marciales para escupirnos esta realidad sin piedad; existe una guerra abierta para luchar frente a todos esos factores sociales y espirituales que han convertido a nuestra querida sociedad moderna del siglo XXI en una masa uniforme dócil e impresionable que necesita ser activada si no quiere verse transformada irremediablemente en un torpe agujero negro. Karjalan Sissit lleva abrazando esta decadencia —a través del alcohol y la vida disoluta— a lo largo de su cada vez más extensa discografía y en este nuevo álbum, …Want You Dead, no sólo nos quieren vomitar todo aquello que nos ha convertido en una sociedad enferma; también nos quieren muertos.

Tras una ausencia de seis años desde su último lanzamiento en la que algunos ya nos temíamos lo peor, Karjalan Sissit ha decidido volver con otro ataque frontal a la línea de flotación de nuestra querida sociedad. Un ataque perfectamente orquestado y condensado en su propuesta decadente entre el marcial industrial de corte bombástico y sus incursiones en el ambient más desquiciado y claustrofóbico. Karjalan Sissit no resulta amable. Tampoco lo pretende. Su propuesta es arisca y contundente: denuncia la podredumbre y la decadencia de occidente a base de escupirnos ritmos sólidos y machacones, melodías reverberantes y siniestras, voces desgarradas y una omnipresente atmósfera brumosa y helada. No hay lugar para medias tintas aquí porque la misión de Markus Pesonen es demasiado importante como para edulcorarla lo mismo que no existe momento de descanso en los escasos cuarenta minutos del álbum porque el vórtice decadente en el que estamos sumergidos no se toma descanso. ¿Existe esperanza en la verdad que nos muestra Karjalan Sissit? ¿Existe redención? No, nos vemos abocados a nuestra propia destrucción y sólo ésta podrá salvarnos. Un mensaje contundente y perfectamente arropado por esa precisión a la hora de introducir percusiones, por esa capacidad para añadir los elementos imprescindibles en el momento exacto de cada composición, por ese juego vocal que va desde el desgarro absoluto hasta la desesperanza agónica.

Markus Pesonen ha prendido fuego a la puerta de la esperanza una vez más y nos restriega por la cara todos y cada uno de los aspectos enfermizos de nuestra sociedad delirante y desquiciada. Sin piedad, sin artificios incensarios y, sobre todo, sin convertirse en un ejercicio vacío de misantropía al que tantos y tantos movimientos musicales se han aferrado con el único propósito de parecer más peligroso. Ahí está la clave, Karjalan Sissit no parece peligroso, Karjalan Sissit ES peligroso y por eso mismo nos declaramos devotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: