BIGBANG – BIGBANG Special Edition (2011)

por Álvaro Mortem

BIGBANG - BIGBANG Special Edition  (2011)El pop está muerto en Occidente. Aunque existen todavía algunos buenos artistas dentro del género, están ya muy lejos de aquellos maestros que eran capaces de mover masas no sólo a base de escándalos o calculados ejercicios de mercadotecnia, sino también ofreciendo una capacidad inaudita para conjugar el sentido del espectáculo con un oído musical envidiable; nadie intenta nada nuevo, algo de calidad, porque cualquier cosa genérica que salga de un consejo de productores venderá de todos modos. Oriente no es una excepción. La diferencia es que donde aquí repetimos formulas, seguimos rebuscando entre los saldos del pasado, allí han decidido dar dos pasos adelante.

BIGBANG, el grupo asiático más relevante del momento a pesar de que apenas se encargue de él la prensa occidental —por coreanos, ya que lo poco que ha ido llegando hasta nosotros ha sido un rotundo éxito—, hacen k-pop mezclando hip-hop, pop, R&B y electrónica. Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol. Como boyband no aportan nada sustancialmente nuevo, salvo su cuidado en el ámbito estético, mezclando tendencias urbanas con modelos próximos a la haute couture, ya que la polifonía de voces, lo más destacable de sus trabajos, es la base de esta clase de grupos; lo diferente se encuentra en su misma base: sus canciones son sencillas, pero efectivas. Abordan las zonas más trilladas del amor romántica, pero cada trabajo va adaptándose según los éxitos del momento y la voz de cada uno de los chicos está tan marcadamente diferenciada que no es difícil encontrar un favorito personal entre ellos. BIGBANG son un ejemplo de diseño musical de primer nivel, un ejercicio de laboratorio que combina todos aquellos aspectos que han demostrado funcionar en el pasado.

Aunque BIGBANG no son Michael Jackson o Los Beatles, es innegable que han aprendido la lección: no siguen ninguna tendencia, las marcan. Incluso cuando pueden pecar de ausencia de originalidad, de fagocitar géneros y movimientos a posteriori, siempre lo hacen mejor y de una forma más marcadamente mainstream-pero-personal de lo que lo hacen los demás; juegan con el hip-hop y el pop como base, pero van integrando cada estilo en particular a las particularidades tonales de sus voces. Ahí se nota el gran trabajo que hay detrás del grupo. Donde en occidente seguimos obcecados en que nuestros artistas se adapten a las modas cuando estas ya han eclosionado, en Corea han entendido que hay que adelantarse para llevar las modas al gran público antes de que éste llegue hasta ellas. Para que sea con sus artistas con los que aterricen en el gusto masivo.

Es así, a través de un ejercicio de marketing y apropiación, como se puede lograr un grupo de pop brillante. Porque el arte no es sólo inspiración y talento, también saber ver qué desea el público y ofrecérselo antes de que lo pida. Incluso aquellos deseos que todavía no conocen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: