Negură Bunget – Tău (2015)

por Xabier Cortés

Negura Bunget TauEs posible reivindicar los viejos preceptos del paganismo en pleno siglo XXI. Cuando dentro del metal — europeo, en este caso— se manifiesta ese respeto y esa querencia por recuperar los viejos valores precristianos, choca encontrar esta reivindicación legítima, y cada vez más necesaria, rodeada de medios y tecnología moderna. Nos hacemos entonces una pregunta: ¿qué papel juega esta parte metálica en tan loable iniciativa? Lejos de quedarnos en la simple necesidad de buscar dentro del metal una vuelta de tuerca conceptual sobre la que desarrollar la música, el hecho de hacer uso de esa tecnología tan alejada de la reivindicación planeada obedece a una cuestión que por simple y directa muchas veces pasa desapercibida: la parte metálica —electrificada— del discurso no es sino una representación del mundo moderno. El metal de corte pagano utiliza esas raíces metálicas para representar el caos, la oscuridad y el desasosiego que produce el mundo moderno occidental dejando para las partes folkies la representación pura del espíritu pagano. Muchas veces, demasiadas, este concepto se difumina y se pierde; la reivindicación en este caso resulta vacía y superficial, puro teenage angst mal gestionado. Afortunadamente nos encontramos con proyectos cuyos preceptos se asientan bajo esta máxima. Negură Bunget es uno de esos pocos grupos que dota, dentro de su discurso, de contenido y saber hacer. Muestra de ello es su ultimo disco, Tău.

Negură Bunget siempre ha sabido mantener intacto su marcado carácter folk, en el más amplio espectro de la palabra, en mitad de su frenético black metal —o pagan metal, como vean—. Quizás por su procedencia exótica, podríamos contar con los dedos de una mano los proyectos de esta índole que nos llegan desde Rumanía o quizás por la mitología que rodea a la región en la que se inspiran, Transilvania, Negură Bunget fue considerada injustamente por muchos como una anécdota en toda la horda metálica continental; se consideraba una rara avis curiosa y poco más, enseguida se refugiaban en su confortable edredón nórdico (pun intended). Lo que no se imaginaban es que Negură Bunget traía consigo un concepto, una idea que defender y un camino por explorar en la (a veces) torpe escena europea: consiguió acercar el folclore eslavo a la brutalidad metálica sin acabar convertido en un pastiche más propio de esas nefandas ferias medievales organizadas dinero publico mediante, irrespetuosas y adalides de un más que dudoso gusto. Un equilibrio, el de Negură Bunget en Tău, que se vuelve implacable y se convierte, ya de forma definitiva, en seña de identidad de este cada vez más importante proyecto rumano en el que el folk encuentra a su brother in arms en el black metal de corte experimental y progresivo.

Tău parece comenzar una nueva etapa tras el cisma con tintes de telenovela que protagonizó la banda en 2009 y que dejó a Negru al timón de Negură Bunget. Ambicioso, épico sin resultar hortera, folkie sin caer en clichés pueriles, abrasivo sin resultar cargante. Equilibrio. Negură Bunget consigue en este Tău algo que ya venía reivindicando desde aquel lejano n’ crugu bradului; que el black metal se puede encontrar con el folk pero que para que este encuentro no caiga en el ridículo exige desde un principio acomodar a cada uno de los agentes que formarán parte del proyecto su cuota de protagonismo para conseguir ese equilibrio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: