Tera Melos – (untitled album) (2010)

por Álvaro Mortem

Tera Melos - (untitled album) (2010)Es difícil dilucidar donde termina el ejercicio de estilo, la búsqueda intelectual de nuevas formas artísticas, y donde comienza el arte en sí mismo, la resonancia emocional. No pocas veces ambos aspectos se confunden. Pretender que todo ejercicio de estilo carece de resonancia emocional, o que todo objeto artístico carece de búsqueda alguna de nuevas formas por explorar, es una forma rápida y barata de desvirtuar el auténtico peso que tiene el arte en última instancia. Ambos aspectos pueden ser uno y el mismo. En ocasiones un ejercicio de estilo es una obra de arte, sólo que con un público más limitado por la dificultad desnuda de la cual hace gala.

En el caso de Tera Melos esa distinción es particularmente compleja. Su estilo adusto, brutal, colindante en ocasiones con el noise y abonado en exclusiva a los tramos más adustos del math rock, sus composiciones están infinitamente alejadas de cualquier posible criterio mayoritario; no es que sean minoritarios, es que su apreciación estética pasa, necesariamente, por una apreciación intelectiva de sus propuestas. Sin diseccionar porqué son geniales, es imposible entender porqué son geniales. Y para ello hay que tener un mínimo bagaje musical. Colindantes con el ruido, más post-punk que punk y con una vena avantgarde heredada del jazz capaz de poner de punta los pelos de los demás puristas, dejarse llevar por su sonido y dejar que se infiltre en nuestras cabezas de forma natural es la única manera de comprender por qué son geniales. A lo intelectual desde lo sentimental.

(untitled album) resulta extraño en su primera escucha, incluso doloroso, pero a partir de ahí nos vamos abriendo de forma natural a su propuesta; se van absorbiendo los detalles, nuestros oídos se acostumbran a sus inflexiones, comprendemos por qué lo hacen y, entonces, somos capaces de vislumbrar el puzzle raro y deforme, aunque sublime, que han estado intentando transmitirnos desde el principio. Tera Melos no son para todo el mundo. No son The Mars Volta, cuyas rompedoras propuestas vienen bien apuntaladas sobre terrenos conocidos que podemos explorar sin miedo a ser devorados por el abismo que exploran sin miedo. No en Tera Melos. Ellos son una fuerza de la naturaleza, una clase de física de partículas o de ontología donde el profesor grita una y otra vez «¡si esto es fácil de entender, sólo hay que seguir las pistas!» no sin razón, pero cuya belleza sólo es apreciable una vez lo hemos comprendido. Y, para comprenderlo, antes tenemos que descubrir los asideros necesarios para hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: