Ugasanie – Call Of The North (2014)

por Xabier Cortés

UgasanieEn esa obsesión insalubre pero placentera del dark ambient por explorar los misteriosos y retorcidos rincones de la mente humana para convertirlos en sonidos oscuro y fríos, encontramos a veces una suerte de conjunción cósmica en el que se presentan ante nosotros todos los aspectos que han convertido al dark ambient en lo que es hoy en día: un género con una querencia insalubre por explorar y enriquecer los sombríos parajes de la psique convirtiéndolos en desolados paisajes abandonados. Abandonados, aislados. Existe un síndrome cultural, una especie de estado mental alterado y que afecta a sociedades o culturas muy específicas y, a menudo, aisladas y en la que no se observa causa orgánica o bioquímica pero que afecta y de forma considerable al comportamiento de la persona. En las culturas árticas, los inuit, se conoce a este síndrome como histeria ártica — piblokto o pibloktoq—; un proceso disociativo en el que la persona afectada pasa por estados de euforia descontrolada, convulsiones, comportamiento errático, violencia y amnesia, ocasionada, o eso parece, por la oscuridad prolongada en las latitudes árticas. Sobre este interesante caldo de cultivo construye el artista bielorruso Ugasanie un álbum conceptual en el que explora los límites desolados del dark ambient.

Ugasanie despeja el camino ya desde los primeros segundos  de este Call Of The North:  no hay lugar para la luz aquí, no hay esperanza. Pavel Malyshkin, la persona que se parapeta tras el moniker Ugasanie, explora la forma más cruda del dark ambient; aquella que se basa en largos y desquiciantes drones sobre los que se va construyendo una complicada maraña de sonidos rituales, grabaciones de campo y atmósferas gélidas. Dark ambient denso y claustrofóbico —aun tratándose de atmósferas cercanas al círculo polar ártico— en el que la oscuridad nos abrazará con la misma intensidad y fuerza que el frío. Nos encontraremos vagando, perdidos y desorientados en mitad de una explanada helada, cegados por el blanco eterno e infinito que nos impide distinguir el norte del sur, lo que está arriba de lo que está bajo nuestros pies, sin guía pero en la que de una forma extraña sentiremos que debemos seguir caminando hacia, lo que creemos, que es el horizonte para obtener respuestas. Call Of The North es un disco con una fuerte carga visual sin caer en el simple paisajista: moldea a su antojo el paisaje en el que nos encontramos atrapados construyendo con delicadeza y precisión quirúrgica sonidos cortantes y ásperos, atmósferas níveas rodeadas de una bruma espesa y asfixiante. Lo que a priori puede parecer un dark ambient cortado por los patrones genéricos del movimiento, se convierte según vamos avanzando por el blanco desolado en un inquietante, oscuro y violento juego de drones del que no acertaremos a ver una salida.

La experiencia de sumergirse en Call Of The North resulta deliciosamente agotadora: sentiremos nuestro cuerpo débil, nuestro músculos flaquearán según nos vayamos acercando al final de las ocho composiciones que dan forma a este trabajo. El dark ambient se vuelve a presentar ante nosotros como ese compendio de sonidos que retratan los rincones abandonados de nuestra mente a través de la oscuridad y el frío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: