Dark Tranquillity – The Gallery (1995)

por Xabier Cortés

Dark TranquillityDentro de los movimientos musicales extremos existe esa tendencia, que no necesidad, de encontrarse con grupos que sacrifican el ímpetu agresivo y sucio de su nave nodriza para conseguir un sonido algo más refinado, algo más limpio, algo más melódico, pero sin perder —ese es el principal objetivo, o debería serlo— ese espíritu bruto y corrosivo que lo caracteriza. Dentro de las particularidades del death metal se empezó a gestar a mediados de los años noventa un movimiento que encontraba en las voces guturales y en la velocidad intrínseca del death una estructura sobre la que construir un trabajo melódico limpio pero contundente. Saltaban a primera plana los punteos doblados tan característicos de esos locos grupos suecos que se erigieron como baluartes de la causa melódica dentro del death metal, se dejaban ver esas composiciones en las que incluso se atrevían a introducir guitarras acústicas y partes atmosféricas, cosa que, cómo no, les prometía una considerable horda de detractores. Así surgieron At The Gates, In Flames —antes de su desbarro total e incontrolado hacia el chándal-metal más insípido— y Dark Tranquillity. padres estos últimos del que se considera, y es, uno de los grandes clásicos del género: The Gallery.

Que el adjetivo melódico no lleve a error: nos encontramos ante un disco de evidente espíritu abrasivo. Una agresividad que ve en las cuidadas e inspiradas melodías de guitarra y en los punteos afilados una réplica que no encontraba en su manifestación más cruda y salvaje. Que no nos atrapen sólo los momentos más delicados y atmosféricos: estamos ante un disco de metal extremo. Que no nos engañen los desvaríos acústicos que escucharemos perfectamente integrados con la agresividad del conjunto: seguiremos frente a un disco de metal extremo. Este disco ha llegado a convertirse con los años — y por méritos propios— en uno de los puntales básicos de toda la marabunta surgida en la ciudad sueca de Gotemburgo y refleja de forma precisa y honesta toda la idiosincrasia detrás de ese movimiento escondido tras la siempre socorrida etiqueta de melodic death metal (o Gothemburg melodic death metal).

Los clásicos se caracterizan por su carácter inquebrantable y su inigualable querencia por exprimir los estamentos de un género concreto; se vuelven transcendentes y son capaces de sonar frescos. The Gallery supuso el verdadero tour de force de Dark Tranquillity, su segundo trabajo tras su debut en 1993 era capaz de pulir todos esas aristas que encontrábamos en Skydancer (1993) convirtiendo a este The Gallery que hoy nos ocupa en un trabajo imprescindible para entender la deriva del metal extremo en Europa.

The Gallery es, desde luego, uno de los álbumes más importantes de la escena metálica europea; la repercusión que tendría el sonidos Gothemburg no se quedaría lejos de la explosión que experimentaría el power metal a finales de los noventa, por ejemplo. Un movimiento interesante al que enseguida se le unieron más y más bandas y que acabaría por convertirse (casi) en su totalidad en un copy-paste insulso de todas las estructuras, todos los giros, todos los matices que encontramos en este álbum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: