Legião Urbana – Legião Urbana (1985)

por Álvaro Mortem

Legião Urbana - Legião Urbana (1985)En cierta medida, el nacimiento del post-punk tuvo mucho de necesidad histórica. Con el punk abriendo nuevas vías discursivas a través de la provocación y la predominancia del bajo dominante, sus posibilidades se antojaban insuficientes por la sencillez del discurso que podían desarrollar con las herramientas que disponían; se hacía necesario no sólo abrir el campo hacia un género más políticamente abierto, sino también poéticamente complejo. El punk vive y muere en los límites de su propia ambigüedad. En tanto el post-punk puede basarse también en la provocación —pongamos, como de costumbre, el caso de las referencias nazis en Joy Division por delante— pero no está cortado por sus límites, puede lanzar discursos más directos sin caer en la traición de su estilo. Mientras el punk es primitivo, ambiguo y provocador, el post-punk es sofisticado, metafórico y conciliador.

Cuando el género alcanzó Brasil, lo hizo sobre terreno fértil. Con la convulsión política del país y con la facilidad con la que habían germinado variados grupos de punk, era de esperar que sus derivados dieran frutos sin demasiadas dificultades. Como de hecho ocurrió. Legião Urbana es un trabajo de influencias claras, ya sean desde el punk (Misfits, The Damned) o desde el post-punk (Joy Division, The Sound) que, con un uso inteligente de la cadencia propia del portugués y un giro político en sus letras, afinan un trabajo personal, impensable en el mundo anglosajón, pero que continúa la tradición del género sin saltos ni requiebros extraños; incluso si consideramos que es un trabajo exótico, no podemos negar que suena a lo que consideramos post-punk clásico. No es post-punk brasileño, no es una derivación colonial de algo con una entidad regional propia, sino otra nota más al pie de página de una rica tradición transcontinental.

La mayor diferencia es la actitud combativa de Legião Urbana. Ya sea por sus críticas al capitalismo y las injerencias neo-coloniales de EEUU (Geração Coca Cola), las reflexiones sobre la violencia (Baader-Meinhof Blues) o las ambiguas metáforas que pueden referirse tanto al amor como a la guerra (Soldados), su discurso queda configurado a través de cuatro trazos bien definidos, sin mayor complejidad, siendo una interesante perita en dulce para los fanáticos del género, alcanzando, incluso, el nivel de sus representantes mayores del ámbito anglosajón. Sólo que, en el ámbito político, más directos y cercanos. Porque en Brasil no se habla inglés y, en nuestro tiempo, la guerra empieza por el idioma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: